«Una dieta no funcionará si la ves como un castigo temporal que estás deseando acabar»

«Una dieta no funcionará si la ves como un castigo temporal que estás deseando acabar»

¿Por qué no conseguimos adelgazar tan rápido como deseamos a pesar de llevar semanas comiendo pollo a la plancha y lechuga? ¿Por qué volvemos a ganar peso una vez que hemos logrado perder esos kilos que nos sobraban? ¿Por qué no nos funcionan las dietas? El nutricionista Pablo Zumaquero tiene la respuesta a estas y muchas otras preguntas en El lunes ya empiezo la dieta (Planeta, 2022).

En este manual, el dietista hace gala de ese toque personal que le caracteriza y ha hecho popular en Instagram (donde ya alcanza los 36K seguidores): nutrición con un toque de humor. Y nos deja bien claro que perder peso no es cuestión de dietas restrictivas ni de querer “construir Roma en un día” sino de adoptar de forma progresiva y, sobre todo, realista diversos hábitos que deben incorporarse de forma estable a nuestra vida. Con él charlamos de alimentación en esta amena entrevista.

Si estás deseando acabar una dieta… lo que va a ocurrir cuando termine es que vas a volver a los malos hábitos anteriores

No has hecho un pequeño cambio que mantienes sino que has hecho una barbaridad de cambios de golpe y, por extensión, has vuelto a abandonarlos todos

Comer bien es basar la alimentación cotidiana, la de casa, sobre todo en productos que no tengan etiqueta, en materias primas

El efecto rebote se produce porque la mente viene del ‘castigo’. Has salido de la cárcel y dices ‘qué fiestorro me voy a pegar’

Si haces ayuno no te va a morir de inanición. El ser humano estuvo acostumbrado a no comer durante horas hasta el siglo XVII y XVIII

El estrés colabora a que se nos nuble la mente y se active la parte animal. Y por desgracia, esa parte animal no va a pedirte unos guisantes…

Si sumas factores como el sedentarismo extremo o una calidad de sueño nefasta… por muy bien que comas seguramente no pierdas peso e incluso lo ganes

Los hábitos se heredan. Si te ve comer mal tu hijo comerá igual de mal que tú

Artículos Relacionados