Un páncreas artificial cambia la vida de los niños con diabetes tipo 1

Un páncreas artificial cambia la vida de los niños con diabetes tipo 1

Un sistema semi-automatizado de liberación de insulina, conocido también como ‘páncreas artificial’, ha logrado mejorar el control glucémico en niños con diabetes de tipo 1 y de entre 1 y 7 años de edad sin aumentar la hipoglucemia.

Así lo explica un artículo publicado en el medio especializado New England Journal of Medicine y liderado por científicos adscritos a la Universidad de Cambridge, recogido a su vez por Medscape, en el que también se hace notar que se trata de la primera vez que se estudia la adecuación de esta tecnología en niños muy pequeños.

Beneficios únicos para los niños pequeños

De hecho, los sistemas ‘híbridos de circuito cerrado’ (que es otra manera de denominar a este tipo de dispositivos), compuestos de una bomba de insulina, un monitor continuo de glucosa y un software que permite la semi-automatización de la liberación de insulina basándose en los niveles de glucosa, ya han demostrado mejorar el control de glucosa en niños algo más mayores y en adultos.

Los autores opinan, no obstante, que en los más pequeños puede tener algunos beneficios únicos. "Los niños muy pequeños son extremadamente vulnerables a los cambios en sus niveles de glucosa en sangre. Particularmente, los niveles altos pueden tener efectos duraderos en su desarrollo cerebral. Además de ello, la diabetes es muy difícil de- abordar en este grupo de edad, creando un problema para las familias", señaló la firmante principal del artículo, Julia Ware, en un comunicado de la Universidad de Cambridge.

En el artículo, por otra parte, también argumentan que en este grupo de edad hay "una alta variabilidad en los requerimientos de insulina, una sensibilidad marcada a la insulina, y patrones impredecibles de comida y actividad".

"El miedo del cuidador a la hipoglucemia, especialmente por la noche, es común y, unido a la falta de consciencia por parte de los niños pequeños de que la hipoglucemia está sucediendo contribuye a que los niños no alcancen los objetivos glucémicos recomendados y a tener dificultades manteniendo el control glucémico salvo que los cuidadores puedan proporcionar una vigilancia constante. Estos problemas, a menudo, llevan a un descenso en la calidad de vida de toda la familia", añaden.

Completamente automatizado salvo para las comidas

En este caso, el ensayo clínico se ha llevado a cabo en siete centros de diferentes países entre 2019 y 2020, y comprobó la seguridad y eficacia del sistema comparándola con terapia de bomba de insulina durante 16 semanas.

El ‘páncreas artificial’ se configuró a partir de componentes que ya están comercialmente disponibles en Europa, junto con un teléfono Samsung Galaxy 8 con una app que se encarga de la comunicación entre usuario y dispositivo de manera inalámbrica.

Esta aplicación ajusta de manera automática los valores de la bomba de insulina, basándose en las mediciones en tiempo real realizadas por el sensor de glucosa. Además, avisa al usuario mediante alarmas cuando los niveles bajan o suben más allá del umbral establecido por el usuario. No obstante, permite también ajustes manuales necesarios, por ejemplo, para adaptar su funcionamiento a las principales comidas en el día.

Artículos Relacionados