Terapia psicológica para niños víctimas de bullying: ¿cómo es?

Terapia psicológica para niños víctimas de bullying: ¿cómo es?

Por desgracia, la terapia para niños víctimas de bullying sigue siendo necesaria. En la actualidad, esta intervención adquiere un papel fundamental, pues el acoso no termina cuando el pequeño sale del aula, sino que puede seguir a través de las redes.

Un trauma derivado interfiere en el desarrollo social y de la personalidad del niño. Para preservar su bienestar psicológico y su autoestima (y, en ocasiones, su vida), se hace necesaria la terapia.

Acompáñanos en esta revisión sobre el bullying y la parte que pone en funcionamiento cuando se trata de socorrer a la víctima. 2 de cada 10 alumnos sufren acoso escolar, así que no dejes de leer, pues es un problema que nos afecta a todos.

¿Qué es el acoso escolar o bullying?

Niños haciendo bullying a otro
El bullying tiene un gran impacto en el niño que lo sufre.

El acoso es una forma de relación en la que la desigualdad se traduce en abuso. En el ámbito escolar, se manifiesta como las actitudes agresivas, intencionadas, repetitivas sobre un compañero.

Aunque la primera imagen que viene a la cabeza puede ser la de la agresión física, lo cierto es que la violencia que predomina en el bullying es la emocional. Por tanto, el acosador busca el sufrimiento psicológico de su víctima a través de varias vías:

  • Verbal: insultos y motes, humillaciones públicas, desprecios hacia el físico, etcétera.
  • Social: se aísla a la víctima a través de la exclusión del resto de sus compañeros.
  • Virtual: el conocido cyberbullying agrupa burlas, insultos y otras formas de degradación pública a través de internet y las redes sociales.
  • Física: la violencia a través de golpes, empujones, patadas, etcétera. Aquí se incluye la destrucción de enseres.

Consecuencias de la situación de acoso

Las víctimas de acoso escolar son susceptibles de desarrollar problemas de autoestima, trastornos de ansiedad y depresión y fobia escolar, entre otros. Un impacto que muchas veces se termina prolongando en la vida adulta, especialmente cuando la persona no ha sido capaz de elaborar un relato que le ayude sobre lo que le ha ocurrido.

La socialización también puede verse muy lastrada, pues la situación de maltrato impide al infante desarrollar las herramientas adecuadas para relacionarse con los demás. La salud mental se ve, en general, deteriorada en su conjunto.

En los casos más graves, las víctimas se han llegado a suicidar o a intentarlo. El bullying es una situación seria que debe abordarse lo antes posible y con medidas drásticas, volcando todo el apoyo posible en su prevención.

¿Cuál es la terapia para niños víctimas de bullying?

Puesto que las situaciones de acoso escolar se detectan a menudo cuando la víctima ya está sufriendo, lo normal es encontrar un gran repertorio de somatizaciones y daños psicológicos. Por tanto, la terapia para niños víctimas de bullying se centra en recuperar los pilares de su identidad.

Si bien cada caso debe ser estudiado de forma individualizada, el tratamiento suele enfocarse en reforzar y recuperar ciertos aspectos de la personalidad del niño. Son los que tienes a continuación:

  • Gestión del trauma.
  • Tratamiento para la ansiedad y la depresión.
  • Fortalecimiento de la autoestima y la confianza en uno mismo.
  • Desarrollo de habilidades sociales.
  • Mejora de las capacidades de comunicación.
  • Gestión e inteligencia emocional.

Se debe tener en cuenta que la situación de acoso produce una dinámica repetitiva en la que la víctima sufre cada vez más, ya que la violencia por parte del acosador escala independientemente de su actuación.

Si el niño se silencia, sufre mayor maltrato por falta de consecuencias, pero si se enfrenta al abusón las consecuencias escalan también.

Padres y niño en terapia
La terapia psicológica puede ayudar a los niños víctimas de bullying a fortalecer su autoestima.

La víctima no es la única a la que hay que tratar

Aunque la terapia para niños víctimas de bullying es imprescindible para reconducir su salud mental, no se debe olvidar que hay muchos más agentes implicados en el proceso del acoso. El propio acosador, los padres, el centro, las instituciones y la propia sociedad están implicadas en la problemática del acoso escolar.

Por eso, si crees que tu hijo está sufriendo esta situación, no dudes en llevarlo a terapia, pero tampoco te olvides de todos los demás. Es necesario implicar a los agresores en el proceso de prevención y recuperación, así como exigir a las instituciones mejores medidas contra este fenómeno tan dañino.

Y, sobre todo, no se debe olvidar que, como miembros de la sociedad, es nuestra responsabilidad condenar estos actos y educar en el respeto. Los tiempos de “son cosas de niños” ya han pasado: es el momento de la acción.

La entrada Terapia psicológica para niños víctimas de bullying: ¿cómo es? se publicó primero en La Mente es Maravillosa.

Artículos Relacionados