Síntomas de la enfermedad del beso: causas de la infección del virus de Epstein-Barr

Síntomas de la enfermedad del beso: causas de la infección del virus de Epstein-Barr

Un hallazgo sorprendente podría explicar el origen de la esclerosis múltiple que, hasta ahora, había sido todo un misterio. Un macroestudio de la Universidad de Harvard destaca que el virus de Epstein-Barr, causante de la mononucleosis o enfermedad del beso, estaría detrás del desarrollo de la esclerosis múltiple, es una patología autoinmunitaria realmente incapacitante.

Este virus, conocido también como virus del herpes humano 4, es uno de los más frecuentes en seres humanos y un gran porcentaje de personas a nivel global se ha infectado con este virus en algún momento de su vida.

Como detallan desde los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), se propaga principalmente por medio de líquidos corporales, sobre todo a través de la saliva, y es el causante de la mononucleosis infecciosa, entre otras enfermedades.

¿Cómo detectar esta enfermedad?

La conocida popularmente como "enfermedad del beso" es una enfermedad contagiosa provocada por este virus en la mayoría de los casos y es frecuente entre adolescentes y adultos jóvenes. En este sentido, los síntomas suelen aparecer entre las cuatro y seis semanas posteriores al contagio por el virus y se pueden desarrollar de forma progresiva, siendo los más comunes los siguientes

  • Fatiga extrema.
  • Fiebre.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza y dolores en el cuerpo.
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello y las axilas.
  • Hígado o bazo inflamado.
  • Sarpullidos en la piel.

Como añaden en los CDC, la mayoría de las personas mejora "en dos a cuatro semanas", pero algunas pueden experimentar síntomas persistentes como la fatiga o el cansancio durante varias semanas o meses.

Asimismo, la infección tiende a resolverse por sí sola sin complicaciones a largo plazo y la mayoría de personas adultas ya han estado expuestas al virus de Esptein-Barr y han desarrollado anticuerpos, por lo que no contraerán mononucleosis, destacan desde la Clínica Mayo.

¿Puede haber complicaciones?

La mononucleosis puede provocar un aumento del tamaño del bazo y, en casos graves, puede generar una ruptura. "Esto produce un dolor agudo y repentino en el costado izquierdo de la parte superior del abdomen", por lo que se necesita atención médica inmediata, recuerdan los especialistas de la Clínica Mayo.

Los problemas hepáticos, como una inflamación del hígado leve o la ictericia, también serían complicaciones graves que se pueden producir al padecer esta enfermedad. Menos frecuentes serían la anemia, la trombocitopenia, los problemas en el corazón, las complicaciones en el sistema nervioso (como meningitis o encefalitis) o la inflamación de las amígdalas.

"El virus de Epstein-Barr puede producir una enfermedad mucho más grave en personas con el sistema inmunitario afectado", como aquellas con VIH/Sida o los pacientes que toman fármacos para suprimir la inmunidad tras un trasplante.

¿Cómo es el tratamiento?

No existe una vacuna que nos proteja de la mononucleosis infecciosa provocada por este virus, por lo que la principal herramienta es la prevención. Por ello, los expertos recomiendan seguir una serie de pautas básicas, sobre todo higiénicas, para evitar infecciones como esta. Por otro lado, se pueden aliviar los síntomas de la enfermedad mediante la ingesta de medicamentos para la reducción de la fiebre o del dolor, el descanso y la hidratación.

En cualquier caso, y según la gravedad de los síntomas, será el profesional sanitario quien recomiende el tratamiento específico en función de los órganos afectados por la mononucleosis infecciosa.

Artículos Relacionados