Qué pasa si comes tomates cada día

Qué pasa si comes tomates cada día

Los tomates son uno de los alimentos más habituales en la dieta mediterránea, sobre todo, porque se incluyen en múltiples recetas, desde una ensalada hasta una hamburguesa o un guiso.

Además, existen múltiples variedades: cherry, carnoso, pera y redondo, y cada uno de ellos está destinado a un tipo de preparación, lo que hace que se ajuste al gusto de la mayoría de personas, tanto adultos como pequeños.

Sus características nutricionales hacen que este fruto aporte muchos beneficios al organismo. Además, se pueden adquirir tomates durante todo el año en fruterías y supermercados, aunque su recolección natural es durante los meses de verano, sobre todo, al final de esta estación.

Características nutricionales de los tomates

Los tomates tienen un 94% de agua, por lo que su aporte calórico es bajo, de unas 22 kcal por cada 100 gramos de producto comestible, como indican desde la Fundación Española de Nutrición (FEN).

Entre su compuesto nutricional, destaca principalmente por un macronutriente mayoritario: los hidratos de carbono. Sin embargo, también cabe destacar algunas de sus vitaminas.

Es destacable su contenido en vitamina A, básicamente en forma de carotenoides provitamina A y vitamina C: "Una ración de tomate cubre el

61% de las ingestas recomendadas de vitamina C", indican desde FEN.

Entre los carotenoides no provitamina A están los licopenos cuya cantidad depende de la variedad cultivada. Concretamente, este nutriente es mucho mayor en los tomates tipo pera. También hay que tener en cuenta el grado de madurez, ya que es mayor en los maduros. Por último, el aporte de este nutriente depende del modo de cultivo y forma de maduración, ya que es superior en los cultivados al aire libre y madurados en la planta.

En cuanto a los minerales, destaca el aporte de potasio, que es de 290 mg por cada 100 gramos de producto comestible. En esa misma cantidad de producto, aporta 27 mg de fósforo y un total de 11 mg de calcio.

Un dato curioso sobre el tomate es que, cuando este se encuentra triturado o cocinado, así como cocinado con aceite, se mejora considerablemente la absorción del licopeno en nuestro organismo.

Artículos Relacionados