¿Qué es la trocanteritis? Causas, síntomas y tratamiento

¿Qué es la trocanteritis? Causas, síntomas y tratamiento

Entre un 10 y 15% de la población -especialmente mujeres y mayores de 65 años- padecerá alguna vez en su vida una o dos trocanteritis, una patología que se caracteriza por la inflamación dolorosa de alguna de las bursas de la cadera. Aunque generalmente se trate de cuadros agudos que duran pocos días, en un 10% de los casos las trocanteritis se cronifican y provocan dolor constante si no se tratan o previenen a tiempo.

¿Qué es la trocanteritis y qué la provoca?

La trocanteritis, también conocida como tendinosis glútea o bursitis trocantérea, es la inflamación de las bursas de la cadera, las bolsas serosas que se encuentran en algunas articulaciones para proteger los músculos y los tendones frente a protuberancias. En la cadera existen varias: una entre el glúteo menor y el trocánter mayor (saliente lateral del fémur en la parte alta del muslo), otra entre el glúteo medio y el trocánter mayor, y la más grande e importante entre el glúteo mayor y el tendón del glúteo medio.

La trocanteritis puede ser bilateral o solo afectar a uno de los lados y pueden producirse por varios motivos, especialmente por microtraumatismos de repetición, como la fricción constante del músculo al pasar por encima de la bolsa trocantérea durante los movimientos de flexo-extensión de la cadera. También por traumatismos en la zona, las alteraciones en la biomecánica, por alteraciones estructurales (como tener los pies planos) o patologías como la artritis reumatoide o la espondilosis lumbar.

Hay personas que tienen más probabilidades de padecer una bursitis en la cadera, como las mujeres, las personas con obesidad, los mayores de 60 años o algunos deportistas, como los porteros de fútbol o los corredores de maratón o las que pasan muchas horas sentadas.

¿Qué síntomas produce la trocanteritis?

El principal signo de trocanteritis es un dolor localizado en la parte externa de la cadera, que se intensifica al moverla, levantarse de una silla y al descargar peso sobre la pierna. El dolor puede ir acompañado de:

•Un dolor que se irradia por el muslo y hasta la rodilla y que aumenta al presionar.

•Dolor a la palpación de la región lateral de la cadera.

•Sensación de chasquidos en la de cadera durante la marcha.

•Movimiento restringido de la articulación.

•Dificultad para subir escaleras.

•Incomodidad para dormir acostado sobre un lado.

•Dolor lumbar debido a las compensaciones del movimiento para evitar el dolor.

•Hormigueos y parestesias en la pierna de la cadera afectada.

La trocanteritis puede diagnosticarse por la sintomatología y a través de pruebas de imagen, como una radiografía, una ecografía o un TAC.

¿Cómo se tratan las trocanteritis?

El tratamiento de la trocanteritis debe ser multidisciplinar. En cuadros agudos que no dan complicaciones puede ser suficiente con tratarla con reposo y antiinflamatorios, aunque siempre es recomendable que se acompañe de terapias manuales y estiramientos.

Las trocanteritis que se prolongan, las recurrentes e incluso que se cronifican, necesitarán de tratamientos más específicos:

•Rehabilitación. El fisioterapeuta, además de llevar a cabo terapias manuales, pueden recomendar una serie de ejercicios o estiramientos y destinados tanto a mejorar la patología como a prevenirla mejorando y fortaleciendo la musculatura de la zona. Los pacientes deberán ser constantes con la rehabilitación para notar resultados a largo plazo, no basta con solucionar el cuadro agudo si no quieren que se repita o se cronifique.

•Aplicar frío en la zona también puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.

•Las personas que padecen o tienen tendencia a padecer trocanteritis deben evitar llevar pantalones estrechos o dormir del lado afectado.

•En algunos casos se recomienda la infiltración de glucocorticoides o de ondas de choque.

•Cirugía. Aunque son pocos los casos que requieren cirugía, en ocasiones puede ser necesaria si no se resuelve con tratamientos conservadores. Esto ocurre cuando la trocanteritis ha provocado daños importantes en los tejidos. La cirugía consiste en eliminar la bolsa inflamada (bursectomía).

También se puede prevenir la aparición de la trocanteritis si:

•No estamos sentados durante mucho tiempo.

•Mantenemos un peso saludable.

Corregimos alteraciones anatómicas y mecánicas de pies y rodillas, como tener los pies planos o dismetrías (tener una pierna más larga que otra).

•Evitamos o reducimos actividades que sobrecarguen la articulación de la cadera.

•Hacemos ejercicio físico con regularidad.

Artículos Relacionados