¿Qué es la placenta previa del embarazo? Estos son sus síntomas

¿Qué es la placenta previa del embarazo? Estos son sus síntomas

El embarazo y el parto son momentos bastante delicados para la salud, en los que pueden darse varios problemas ante los que deberemos estar atentos. Afortunadamente, en la mayoría de casos estos problemas son solucionables si se detectan a tiempo.

La placenta previa es el bloqueo del cuello uterino por la placenta (un cuerpo que proporciona oxígeno y nutrición al bebé) durante el embarazo.

No está del todo claro por qué ocurre esto. Sin embargo, sí se sabe que existen ciertos factores de riesgo que pueden predisponer a ello, como haber sido madre con anterioridad, tener cicatrices en el útero (por ejemplo, por cirugías como la cesárea), haber tenido placenta previa con anterioridad, estar gestando más de un feto, tener más de 35 años de edad, ser de un origen étnico no europeo, ser fumadora y ser consumidora de cocaína.

El síntoma principal es el sangrado vaginal indoloro de color rojo brillante durante la segunda mitad del embarazo. En algunos casos, también puede haber contracciones.

Es común, si la placenta previa se diagnostica durante las primeras etapas, que se resuelva por sí sola. Sin embargo, cuanto más tiempo permanezca sobre el cuello uterino, menos probable es que suceda esto.

El sangrado vaginal durante el segundo y tercer trimestre debe ser un motivo de preocupación, por lo que ante esta eventualidad es necesario buscar atención médica inmediata.

No existe un tratamiento para este problema, pero sí hay estrategias que permiten controlar el sangrado. Además, hay que destacar que no impide llevar el embarazo a buen término, aunque si no se resuelve éste tendrá que ser por cesárea.

Si no hay sangrado o este no es muy caudaloso, lo normal es que el médico recomiende guardar reposo y evitar actividades que lo puedan desencadenar, como el sexo o el ejercicio físico.

En cambio, si el sangrado es intenso, es necesario acudir de inmediato al médico. En esta situación, es común planificar el parto, idealmente para después de las 36 semanas de embarazo, pero en ocasiones antes incluso.

Artículos Relacionados