¿Qué es la lipodistrofia? Estas son sus causas, sus síntomas y su tratamiento

¿Qué es la lipodistrofia? Estas son sus causas, sus síntomas y su tratamiento

El sistema endocrino es uno de los más complejos y (aún) enigmáticos de nuestro cuerpo, por lo que no es de extrañar que muchas de las enfermedades puedan tener efectos muy importantes y variados en la vida de los pacientes. Un ejemplo claro es la lipodistrofia.

¿Qué es la lipodistrofia? ¿Cuáles son sus causas?

La lipodistrofia es una condición consistente en importantes anomalías en la distribución del tejido adiposo. Estas anomalías pueden consistir en la ausencia del mismo (lipoatrofia), en la acumulación (lipohipertrofia) o en una combinación de ambas, según la zona del cuerpo. En los dos primeros casos, pueden ser generales o focales.

Las causas pueden ser variadas. Algunas formas son hereditarias, mientras que otras se deben a la presencia de determinados tóxicos como algunos medicamentos antirretrovirales o la insulina.

¿Cuáles son sus síntomas?

La lipodistrofia tiene dos principales tipos de síntomas: unos son cambios físicos derivados de la distribución anómala de tejido adiposo y los otros son de carácter metabólico.

Así, la lipoatrofia causa la pérdida de volumen en la parte afectada, marcando los huesos y pudiendo aparentar un caso de desnutrición. Por el contrario, la lipohipertrofia supone la acumulación de grasa, lo que causa que ciertas zonas aumenten de tamaño y se puedan formar pliegues.

Por otro lado, en ocasiones se elevan en la sangre el colesterol, los triglicéridos y otras grasas, que incluso pueden acumularse en ciertos órganos (hígado, páncreas, riñones…) y causar daños. Esto puede traducirse en complicaciones tales como hígado graso, pancreatitis y accidentes cerebrovasculares.

Además, no es raro que los pacientes desarrollen diabetes mellitus de tipo 2, ovario poliquístico y, a veces, enfermedad renal crónica.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la lipodistrofia es complejo, ya que se basa en abordar sus diferentes afectaciones y depende en parte de la causa del trastorno. Así, por tanto, comprende desde procedimientos de cirugía plástica a la administración de estatinas y fibratos para hacer descender los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, pasando por el ajuste del tratamiento antirretroviral si lo hay, el control de las glucemias o la administración de hormona del crecimiento.

Artículos Relacionados