¿Qué es el citomegalovirus? Estos son sus síntomas, sus causas y su tratamiento

¿Qué es el citomegalovirus? Estos son sus síntomas, sus causas y su tratamiento

Muchos patógenos son una preocupación médica no necesariamente porque supongan un riesgo para cualquier persona que los contrae, sino precisamente porque en la mayoría pasan desapercibidos y sólo dañan a determinados grupos de riesgo. Uno de estos es el citomegalovirus.

¿Qué es el citomegalovirus? ¿Cuáles son sus causas?

El citomegalovirus es un virus común, que en la gran mayoría de los casos no causa problemas a las personas infectadas. En cambio, puede provocar problemas en las mujeres embarazadas (ya que pueden transmitirlo al feto en el vientre) y en personas con el sistema inmunitario debilitado, para las que puede ser letal.

Se trata de un microorganismo que, una vez que infecta a una persona, permanece de por vida en su cuerpo, y se transmite posteriormente a través de los fluidos corporales como la sangre, la orina, la saliva, el semen o la leche materna.

¿Cuáles son sus síntomas?

Como señalábamos, en la mayoría de casos el citomegalovirus cursa sin síntomas en las personas sanas. En los grupos vulnerables, la sintomatología puede variar según las circunstancias de cada caso.

Por ejemplo, en los bebés infectados en el vientre materno o al poco de nacer, no es raro que el citomegalovirus propicie el nacimiento prematuro y con bajo peso; en esta situación, pueden aparecer también señales y complicaciones como hepatomegalia (agrandamiento anormal del hígado), ictericia (color amarillento en la piel y los ojos), problemas en la función hepática, erupciones cutáneas, microcefalia (cabeza anormalmente pequeña), esplenomegalia (agrandamiento anormal del bazo), convulsiones y neumonía.

Además, al cabo de meses o años pueden aparecer signos como pérdida auditiva, problemas de visión o retraso en el crecimiento.

Por contra, en las personas con el sistema inmunitario debilitado que contraen el virus de adultas pueden aparecer problemas muy variados que afectan a distintos aparatos, como el nervioso, el digestivo o el respiratorio.

En los raros casos en los que el citomegalovirus produce un cuadro sintomático en las personas sanas, este suele ser similar al de una mononucleosis infecciosa. Así, los signos pueden incluir fatiga, fiebre, dolor de garganta y dolores musculares.

¿Cómo se trata?

En niños y en adultos sanos, no suele ser necesario el tratamiento, ni siquiera si desarrollan la forma de mononucleosis asociada a este patógeno.

En todos los demás, la única estrategia disponible por el momento es el uso de fármacos antivirales, que pueden frenar la reproducción del virus. Aunque este enfoque no logra acabar por completo con él, pueden reducir significativamente las manifestaciones y la gravedad de la infección.

Artículos Relacionados