¿Qué es el bombé, la droga que convierte en «zombis» a las personas?

¿Qué es el bombé, la droga que convierte en «zombis» a las personas?

Una insidiosa epidemia repta por las depauperadas calles de Kinshasha, la capital de la República Democrática del Congo. Es el consumo de bombé, una extraña droga que sume a quien la consume en un estado semi-catatónico que el diario alemán Der Spiegel famosamente ha comparado con "volverse un zombi".

Y, aunque los reportes de esta realidad en Occidente puedan sonar alarmistas, lo cierto es que el problema está tomando rápidamente graves dimensiones, hasta el punto en el que el Gobierno del país ha constituido un gabinete para tratar la cuestión y está llevando a cabo severas operaciones policiales, una de las cuales recientemente terminó con 100 arrestos.

El principal ingrediente de esta droga, que se consume por inhalación (esnifando) y fumada es una pieza de coche. Concretamente, la malla cerámica (un elemento con una estructura similar a un panal de abejas) que se encuentra en el interior del catalizador.

Se trata de un componente con una gran superficie que se reviste de materiales nobles, como platino, paladio y rodio, por el que se hacen pasar los gases que emite el motor del vehículo. Estos gases reaccionan con estos materiales, desencadenando un proceso de oxidación que, como resultado, emite gases menos dañinos para el medio ambiente y que explica la presencia de sustancias como óxido de zinc en la malla cerámica.

Como tal, es difícil saber exactamente el conjunto y las proporciones de sustancias de las que, en definitiva, se compone el bombé. Además de las ya citadas (óxido de zinc, platino, rodio y paladio), un análisis químico realizado por la policía de Kinshasha parece haber encontrado tramadol (una sustancia opioide), diclofenaco (un analgésico) y ampicilina (un antibiótico).

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el bombé se consume mezclado con otras sustancias (concretamente, medicamentos machacados; entre ellos, en ocasiones benzodiacepinas), con lo que el resultado final puede ser muy variado.

Es muy difícil predecir con precisión los efectos subjetivos del bombé, debido el desconocimiento que hay sobre su composición real. Sin embargo, en los vídeos de usuarios de bombé que algunas personas han publicado en redes sociales se puede observar ralentización de los movimientos, estupor y pérdida de equilibrio.

Algunos consumidores entrevistados por Der Spiegel reportan una euforia inicial, seguida de un estado de calma, un "profundo sueño", "indiferencia" y un "vacío".

A nivel objetivo, no obstante, sí se sabe que el uso de esta droga puede desembocar en problemas como daño pulmonar, cáncer de las vías respiratorias e intoxicación por metales pesados.

Sea como sea, parece ser que lo que buscan los jóvenes que recurren a esta droga es escapar y olvidar. No en vano, la república Democrática del Congo es uno de los países más azotados por la pobreza, la enfermedad, la guerra y la corrupción de todo el mundo.

Artículos Relacionados