Qué debes saber antes de tomar Enantyum, uno de los medicamentos más consumidos en España

Qué debes saber antes de tomar Enantyum, uno de los medicamentos más consumidos en España

Tomar medicamentos no es una broma: se trata de sustancias muy particulares, con una serie de propiedades importantes que van a impactar en nuestra salud. Por ello, no sólo debería hacerse dentro de los parámetros del sentido común (y, en la mayoría de casos, dentro de los explicitados por un médico) sino que, además, conviene hacerlo de manera informada.

¿Qué es y para que sirve el Enantyum?

Enantyum, uno de los medicamentos más usados en España, es la marca bajo la que el fabricante Menarini desarrolló y comercializa el principio activo dexketoprofeno (que también está presente en muchos genéricos). Se trata de un antiinflamatorio no esteroideo con propiedades analgésicas.

Esto significa que se puede usar para aliviar dolores suaves a moderados e inflamación aguda por causas como traumas físicos. Su mecanismo de acción para lograr esto consiste en la inhibición de la síntesis de las prostaglandinas, una molécula que nuestro cuerpo produce y que cumple con importantes funciones en la respuesta inflamatoria, en la coagulación o la regulación de la presión sanguínea entre otros procesos.

En la práctica, se trata de un medicamento muy similar al ibuprofeno, aunque se distingue de éste porque puede administrarse por vía intravenosa.

¿Cuáles son sus efectos adversos y contraindicaciones?

El dexketoprofeno puede tener algunos efectos secundarios con grados variables de frecuencia. Por ejemplo, es relativamente común que produzca náuseas y vómitos, dolor en el cuadrante abdominal superior, diarrea y trastornos digestivos.

Es más raro, en cambio, que provoque úlcera péptica, perforación de úlcera péptica o sangrado, desmayo, hipertensión, respiración lenta, retención de líquidos, hinchazón periférica (por ejemplo hinchazón de tobillos), edema de laringe, pérdida de apetito, sensación anormal, erupción pruriginosa, acné, aumento de la sudoración, dolor lumbar, emisión frecuente de orina, alteraciones menstruales, alteraciones prostáticas, pruebas de función hepática anormales (análisis de sangre), daño de las células hepáticas (hepatitis) o insuficiencia renal aguda.

En casos muy excepcionales, se ha reportado que el dexketoprofeno puede causar Reacción anafiláctica (reacción de hipersensibilidad que también puede llevar al colapso), úlceras en piel, boca, ojos y zonas genitales (síndrome de Stevens Johnson y síndrome de Lyell), hinchazón de la cara o hinchazón de los labios y la garganta (angioedema), dificultad en la respiración debido al estrechamiento de las vías respiratorias (broncoespasmo), falta de aire, taquicardia, tensión arterial baja, inflamación de páncreas, visión borrosa, zumbidos en los oídos (tinnitus), piel sensible, sensibilidad a la luz, picor, problemas de riñón. Disminución del número de glóbulos blancos (neutropenia), disminución del número de plaquetas (trombocitopenia).

Por otro lado, cabe señalar que el dexketoprofeno está contraindicado en personas con hipersensibilidad al mismo o a cualquier otro antiinflamatorio no esteroideo, en pacientes con úlcera gastrointestinal, en pacientes con enfermedad de Crohn, trastornos hemorrágicos y de la coagulación o si se están tomando anticoagulantes, asma, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal moderada a severa, insuficiencia hepática grave, mujeres embarazadas, mujeres en período de lactancia o pacientes de lupus.

Igualmente, no debe consumirse en conjunto con Ácido acetilsalicílico , corticosteroides y otros antiinflamatorios; warfarina, heparina y otros medicamentos utilizados para prevenir la formación de coágulos; litio, utilizado para tratar algunas alteraciones del estado de ánimo; metotrexato (medicamento para el cáncer e inmunosupresor), utilizado a dosis altas de 15 mg/semana; hidantoínas y fenitoína, utilizados para la epilepsia; y sulfametoxazol, utilizado para las infecciones bacterianas. Conviene ser precavidos si se usa en asociación con inhibidores de la ECA, diuréticos, y antagonistas de la angiotensina II, utilizados para el control de la tensión arterial elevada y trastornos cardiacos; pentoxifilina y oxpentifilina, utilizados para tratar úlceras venosas crónicas; zidovudina, utilizada para tratar infecciones virales; antibióticos aminoglucósidos, usados para el tratamiento de infecciones bacterianas; sulfonilureas (p.ej clorpropamida y glibenclamida), utilizados para la diabetes; y metotrexato, utilizado a dosis bajas, menos de 15 mg/semana.

¿Cuál es la dosis?

La dosis recomendada habitualmente de dexketoprofeno es de 12,5 mg cada 4 a 6 horas, sin llegar a superar un máximo diario de de 75mg. En casos en los que pueda existir algún factor de riesgo adicional (como la edad avanzada o las enfermedades renales o hepáticas), no se deberían superar los 50mg diarios.

No obstante, siempre hay que recordar que cada caso es diferente, por lo que si el médico nos recomienda otra dosis es importante seguir su criterio.

Artículos Relacionados