Propiedades de la ‘brassica napus’ o colza

Propiedades de la ‘brassica napus’ o colza

El aceite de colza, también conocido actualmente como aceite de canola, se extrae de la semilla de la colza, una especie de planta perteneciente a la familia de las brasicáceas. Concretamente, este tipo de aceite se obtiene de dos especies vegetales: Brassica napus y Brassica rapa. Ambas se agrupan bajo la denominación común de colza y son cultivadas desde hace al menos 4.000 años en la India.

Se trata de un aceite barato, rentable y que también cuenta con propiedades nutricionales beneficiosas para la salud. Aunque es consumido ampliamente en Europa en países como Alemania o Francia, en España su uso se limita al sector industrial y a la exportación, como consecuencia de la grave crisis sanitaria que ocurrió en 1981 por el consumo de este aceite adulterado.

La colza es un vegetal de cuya semilla se extrae aceite y es cultivado en la Unión Europea, principal productor a nivel global junto con Canadá, según el Ministerio de Agricultura y la Fundación Española de la Nutrición (FEN). En este sentido, añaden, "la colza convencional produce un aceite con un contenido muy elevado de ácido erúcico".

Este ácido graso puede ser "perjudicial para la salud" al contribuir a la formación de "depósitos grasos en el corazón" y por eso el principal uso del aceite de colza ha sido en el sector industrial. No obstante, desde comienzos de la década de los setenta, se seleccionaron cultivos de colza con cantidades muy bajas de este ácido graso para su consumo.

Así se desarrolló la "canola", una variedad de colza cuyos niveles de ácido erúcico son inferiores al 2%. Asimismo, la cantidad de flucosinolatos en la harina es también reducida. De esta manera, el aceite de canola es "el más utilizado en alimentación en Canadá y en otros países", aseguran.

La canola es fuente de nutrientes y sustancias no nutritivas como lípidos, con un importante predominio de los ácidos grasos poliinsaturados y vitamina E. El aceite de colza es "muy insaturado" y es una de las grasas vegetales "con menor contenido en ácidos grasos saturados", explican en la FEN.

En cambio, está compuesto por elevados contenidos de ácidos grasos poliinsaturados (cerca del 28%) y es "muy sensible a la oxidación". Destaca el triglicérido oleico-linoleico-oleico en el aceite de canola al representar cerca de la cuarta parte de la composición total. Además, contiene un porcentaje significativo de brassicasterol. Por otro lado, destaca la presencia de vitamina E y, al igual que ocurre con otros aceites vegetales, no contiene minerales.

Artículos Relacionados