Por qué no debes dormir con el pelo mojado

Por qué no debes dormir con el pelo mojado

Si eres de las personas que se ducha por la noche, puede que acabes yéndote a dormir con el pelo húmedo. Sin embargo, y tal y como nos dice la sabiduría popular, lo mejor es evitar que esto suceda.

No provoca caída… pero sí caspa

Tradicionalmente se ha dicho que irse a dormir con el pelo mojado facilita contraer resfriados o que propicia la caída del cabello. No obstante, estas no son las verdaderas razones por las que habría que asegurarse de que la melena está bien seca antes de meterse en la cama.

En realidad, no existe ningún tipo de evidencia científica que avale ninguna de esas dos afirmaciones. La caída del cabello depende de muchos factores, el más común de ellos el hormonal, y los resfriados son una infección patógena que no se sufre por el frío o la humedad, sino por el contacto con los agentes infecciosos que la provocan.

Lo que sucede, en cambio, es que si cogemos esta costumbre el cabello puede experimentar una serie de daños y de cambios importantes. Por ejemplo, la propia humedad debilita el cabello, volviéndolo más quebradizo; igualmente, propicia el crecimiento de bacterias y hongos en el cuero cabelludo (de manera natural, nuestro cuero cabelludo es hogar de una microbiota variada; la humedad provoca sobrecrecimientos de diversas especies que forman parte de ella) que pueden estropearlo y causar irritaciones, malos olores picores e, incluso, la aparición de caspa.

Además, se sabe que la humedad puede suponer un estímulo para la producción de sebo, lo que puede tornar nuestro cabello considerablemente más graso.

Lo ideal, por tanto, es secar bien el pelo antes de irnos a dormir, ya sea con toalla, colocándola como un turbante ,y evitando en todo caso friccionarla (lo que nos llevará más tiempo) o con el secador en una temperatura no muy alta.

Artículos Relacionados