Patologías digestivas tras las Navidades: «Cualquier infracción de la dieta puede tardar meses en recuperarse»

Patologías digestivas tras las Navidades: «Cualquier infracción de la dieta puede tardar meses en recuperarse»

Se habla mucho de lo que los excesos navideños provocan en nuestra báscula, pero no tanto de las consecuencias para la salud que tiene pasarse un mes comiendo más y peor de la habitual. Y es que, tras las fiestas navideñas, las consultas por molestias digestivas se multiplican y las personas con patologías previas pueden ver muy agravada su enfermedad si no se cuidan durante las navidades. Loreto Pérez, Farmacéutica y Nutricionista, además de Vocal de Alimentación del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Guadalajara, nos cuenta por qué estas personas

En Navidad comemos y bebemos más de la cuenta. ¿Cuáles son las dolencias digestivas más comunes que aparecen después de estas fiestas?

Las dolencias más comunes son acidez, reflujo, gases, dolor de estómago, cambios en el ritmo intestinal (estreñimiento o diarrea), y lo que más oímos es “estoy hinchado”. Eso es debido a que durante estos días hemos comido más cantidad de la que solemos tomar, además de ser alimentos ricos en grasa, lo que supone que las digestiones sean mucho mas más lentas y por lo tanto más pesadas

¿Aumentan mucho las nuevas consultas después de la Navidad?

Sí, aunque después de la Navidad las consultas más frecuentes son para perder esos dos a cuatro kilos que se ha cogido en las fiestas. También es frecuente las consultas sobre complementos depurativos y/o digestivos con la idea de limpiar todo y volver a empezar.

Las personas que ya sufren alguna enfermedad o síndrome, como colon irritable, Crohn… ¿pueden ver agravada su enfermedad por los excesos navideños?

Desde luego que sí, ellos saben que cualquier pequeña infracción de la dieta puede provocar un gran empeoramiento de su enfermedad y puede suponer meses para conseguir estabilizarse, por eso estos pacientes no se suelen saltar la dieta y suelen ser muy estrictos en su menú.

Por ello, cuando invitamos o comemos con personas que tienen esta patología o simplemente comemos con alguien que no puede o “no quiere” tomar algún alimento, no debemos insistir, debemos respetar su elección porque si no les hacemos sentirse incomodos y, peor todavía, le hacemos sentir enfermos provocando empeoramiento en su enfermedad.

“Las consultas más frecuentes después de Navidad son para perder esos de dos a cuatro kilos que se ha cogido en las fiestas”

¿Influye solo la alimentación, u otros factores como un mayor estrés, nervios, cambio de horarios…?

Yo creo que la pregunta es: ¿el estrés, nervios y cambio de horarios influye en la alimentación? Y la respuesta es sí. Está demostrado que cuando dormimos poco y mal, tenemos más afinidad por comer grasas y azúcar, comemos peor y de forma más desordenada.

Cuando estamos nerviosos, comemos a deshoras, y esto supone muchas veces que comamos sin pensar tomando lo que nos apetece y de fácil acceso, que normalmente no es lo que nos conviene. Por eso es muy importante planificar la comida y tener una rutina, para que no nos dejemos llevar por el estado de ánimo del momento. Las personas con patologías digestivas, todavía lo sufren más.

"Cuando comemos una persona con una patología digestiva, no debemos insistir para que coma. Primero, para no hacerle sentir incomodo y, lo más importante, para no provocar un empeoramiento en su enfermedad"

¿Qué deberían hacer estas personas para que su sistema digestivo no sufra tanto durante las navidades?

Ellos saben que deben seguir su dieta, pueden tomar platos ricos sin saltársela, deben buscar menús que se adapten. Ahora hay muchas ideas de recetas para todo tipo de patologías digestivas. Una presentación bonita hace que un plato normal sea especial.

Cada patología tiene sus restricciones y cada paciente es distinto, por ello siempre deben acudir a un profesional.

Tras las fiestas, ¿cuesta mucho que su sistema digestivo se recupere?

Depende de la tipo e intensidad de la patología. El problema muchas veces es que no es inmediato. Muchas veces el paciente no es consciente de ello hasta que no se empieza a sentir cansado, detecta cambios en el ritmo intestinal, gases, anemia…

¿Qué consejos daría a las personas con algún tipo de patología digestiva para que se recuperen tras los excesos navideños?

Sobre todo, que rápidamente vuelvan a sus hábitos, y, para la próxima, que cuando les apetezca algo que no deben tomar piensen antes en lo mal que les sienta además del tiempo que tardan en recuperarse. Que sepan decir NO cuando saben que ese alimento les perjudica sin sentir vergüenza ni apuro.

Y para los amigos y familiares de estos pacientes, que no les digan eso de que “por un día no pasa nada”, porque para ellos sí pasa, y mucho. Simplemente pido respeto para estos pacientes, porque no tenemos ni idea del daño que se les hace. Ellos no se quieren sentir distintos y no se consideran enfermos y a veces por no quedar mal ceden y comen lo que no deben.

Y, por último, también es importante que cualquier cambio intestinal se lo comentes a tu médico o farmacéutico, ya sea estreñimiento, diarrea, cambio en la consistencia de las heces, gases… todo esto que parecen banalidades, nos puede indicar que algo no va como debería.

Artículos Relacionados