Mi pareja está distante: ¿a qué puede deberse?

Mi pareja está distante: ¿a qué puede deberse?

“Mi pareja está distante, aunque esté a mi lado, la siento a cien años luz. Aunque me esté hablando, noto que su atención está en otro planeta, lejos de mí”. ¿Te suena esta sensación? Lo cierto es que son muchas las personas que han lidiado alguna vez con esa realidad incómoda y desgastante.

Dicha circunstancia no es agradable, es cierto. Tampoco es fácil de manejar y es muy común sentirnos frustrados y caer en el pensamiento excesivo (¿habré hecho algo?, ¿estará enfadado?, ¿habrá dejado de quererme?). Este huracán de preguntas constantes se incrementa lo indecible cuando la otra persona no nos da una explicación clara de lo que le sucede.

Lo más importante es abordar esa distancia de manera directa. En una relación afectiva saludable y comprometida, los problemas deben tratarse de forma inteligente, asertiva y respetuosa. La comunicación y la comprensión son decisivas, aunque en ocasiones podemos estar ante alguien que opta por cerrarse en banda.

Mujer pensando en que mi pareja está distante

Razones de por qué tu pareja está distante

Si hay algo que nos gustaría es estar 100 % sintonizados con nuestra pareja en toda dimensión, pensamiento y necesidad. Sin embargo, esto no es posible ni sucederá nunca. Cada uno de nosotros cargamos sobre nosotros una experiencia propia, un modo de ver las cosas y una forma de gestionar las emociones.

Toda relación tendrá como finalidad hallar la armonía partiendo de las diferencias de cada uno. Esto se logra mediante una buena comunicación, empatía y ese amor que asienta el compromiso y las ganas de luchar por ese vínculo.

Por ejemplo, libros como Why marriages succeed or fail del experto en relaciones de pareja John Gottman inciden en que la comprensión es una variable indiscutible para que buena parte de los problemas se solucionen.

Por tanto, si la pareja está distante, hay que evitar imitar su conducta y estar a la defensiva. El “si tú no me haces caso, yo haré lo mismo” solo recrudece aún más esa realidad. Ser comprensivos y cercanos puede facilitar las cosas al usar la empatía en lugar del enfado, el afecto en lugar de la frustración.

Analicemos ahora cuáles pueden ser las causas de esa conducta.

La comprensión y el diálogo asertivo son las llaves que facilitan comprender cuál es el problema que media en esa actitud distante.

Te quiere, pero necesita un poco más de espacio personal

En ocasiones, podemos llegar a un punto en nuestra relación en el que alguno de los dos puede sentirse sobrepasado. Esto no significa que no se ame el otro; solo necesitamos reformular espacios y tiempos. A veces, el simple hecho de pasar mucho tiempo juntos y no dedicar tiempo a aficiones o amistades puede llevarnos a ese “agobio”.

Ahora bien, hay un hecho evidente. Puede que nuestra pareja se muestre distante por ello, pero esto es algo que debe hablarse con normalidad antes de derivar en dicha conducta y actitud.

Hace una mala gestión emocional

Si la pareja está distante, quizá pueda deberse a una discrepancia no resuelta. A un malentendido. A un enfado que persiste como la carcoma en su mente. Por lo general, una mala gestión tanto en habilidades sociales como en emociones conduce a estas distancias repentinas que tanto preocupan.

El no saber comunicar, resolver problemas y hablar de lo que duele o preocupa conduce a menudo a muchas personas a cerrarse en banda. En estas situaciones, es importante facilitar el diálogo cercano y respetuoso e invitar a la pareja a expresarse. Solo cuando el otro sea capaz de abrirse, podremos solucionar lo que nos distancia.

Tiene estrés y preocupación

Trabajos de investigación, como los realizados en la Universidad de Arizona, destacan cómo el estrés puede en un momento dado conducir a interacciones negativas entre los miembros de una relación afectiva. Por tanto, si mi pareja está distante, la causa puede estar en factores laborales o personales.

Todos caemos muy a menudo en el agujero negro del estrés. El impacto mental que se deriva de ese estado psicológico afecta a cómo nos relacionamos, a nuestra motivación y a nuestro estado emocional. Nadie será el mejor compañero o compañera del mundo cuando se siente estresado. Por ello, es decisivo que sepamos apoyar al otro en esas circunstancias.

El estrés en el trabajo puede hacer que el ser amado se muestre más distante y preocupado de lo normal. Fortalecer la conexión emocional y ser un apoyo es decisivo en estas circunstancias.

escena para representar Mi pareja está distante

Pueden existir problemas en la relación de los que no te habla

El desamor, la infelicidad, el peso de la rutina, el exceso de discusiones y diferencias, las decepciones, la falta de ilusión… La distancia en la pareja puede estar tejida por problemas de los que no se hablan. Son como espectros silenciosos que escondemos debajo de la cama; no queremos verlos, pero están ahí.

Una de las razones de ese frío que sentimos aún estando al lado del otro es el inevitable desamor. Son experiencias que en ocasiones se alargan inútilmente y de las que no se hablan por no querer hacer daño. Así, es posible que sintamos a nuestra pareja a años luz de nosotros porque no sabe cómo decirnos lo que siente, lo que ocurre en su interior.

Es necesario abordar cuanto antes esta situación. En ocasiones, podremos darle una solución. Revivir el amor que se oxida por el peso de la rutina es posible. Resolver lo que preocupa o avivar la falta de ilusión también son áreas que pueden abordarse.

Por contra, si lo que traza la distancia es el desamor o la presencia de una tercera persona, hay que hablarlo cuanto antes. No merecemos vivir en esa antesala de las incertezas y las falsas esperanzas. La comunicación asertiva es la llave que abre la puerta de todo problema para poder afrontarlo entre dos. Lo que ocurra después no lo sabemos, pero lo esencial es hablar, dialogar, ser sinceros… Tengámoslo presente.

La entrada Mi pareja está distante: ¿a qué puede deberse? se publicó primero en La Mente es Maravillosa.

Artículos Relacionados