Los riesgos del lifting brasileño de glúteos, la operación estética que triunfa en TikTok

Los riesgos del lifting brasileño de glúteos, la operación estética que triunfa en TikTok

Los usuarios de la red social TikTok se habrán dado cuenta de una tendencia reciente, mencionada más de cuatro millones de veces, que es la cirugía estética conocida como ‘lifting de glúteos brasileño’. Con todo, por muy atractiva que pueda parecerle a muchas personas, conviene pararse a considerarlo bien antes de someterse a esta operación.

¿Qué es el lifting de glúteos brasileño?

El ‘lifting de glúteos brasileño’, también llamado ‘aumento de glúteos’ o ‘mejora de glúteos’ es un procedimiento quirúrgico que persigue proporcionar al paciente unas nalgas de mayor tamaño y forma especialmente redondeada.

Para ello, se retira tejido adiposo (grasa) de otras zonas del cuerpo, como los muslos o el vientre, y posteriormente se resitúa en las nalgas, dando la forma deseada. Se trata, por tanto, de una técnica diferente a los implantes de glúteo, en los que se inserta un implante de silicona de manera similar a los implantes mamarios.

En España, más o menos el precio de esta intervención oscila, en total (incluyendo la liposucción y las varias sesiones en las que la grasa se resitúa en el trasero) entre unos 6.000 y 8.000 euros, según el portal Multiestetica. En Estados Unidos, uno de los países en los que se está tornando más popular, puede costar entre 15.000 y unos 25.000, según la revista Health.

¿Cuáles son sus riesgos?

Lo cierto es que la tasa de mortalidad de las cirugías estéticas, en general, es baja. Sin embargo, esta operación destaca porque tiene quizás las tasas de mortalidad y complicaciones más elevadas de toda la medicina estética: una de cada 3.000 personas sufre complicaciones y una de cada 6.000 fallece, según un artículo publicado en el medio Aesthetic Surgery Journal. De nuevo, no es muy elevada, aunque significativa para una operación que se realiza de manera completamente voluntaria.

De hecho, debido a estas cifras la Asociación Británica de Cirugía Plástica y Estética británica aconsejó a los cirujanos dejar de realizar este procedimiento.

Concretamente, el mayor peligro está en que se produzca una ‘embolia grasa’: que entre grasa en el sistema circulatorio. Esto puede suceder por la gran cantidad de vasos sanguíneos presentes en las nalgas, y debido a que los cirujanos por error pueden injertar la grasa en el músculo o bajo él. En casos graves, esa grasa puede viajar al corazón o los pulmones y bloquear una arteria, obstruyendo el flujo sanguíneo y pudiendo causar la muerte.

Si se hace con cuidado, este riesgo es evitable. Por desgracia, el elevado coste de la cirugía ha provocado que muchos pacientes busquen alternativas más baratas, en lugares como los chop shops estadounidenses (locales en los que se practican procedimientos plásticos o estéticos a bajo precio y a menudo de forma irregular) o en clínicas de países con estándares más laxos, como Turquía. En estos lugares, los profesionales pueden no estar adecuadamente cualificados o no seguir estrictamente las recomendaciones para abaratar costes.

Los efectos a largo plazo, desconocidos

Además, queda otra incógnita: los efectos de este procedimiento en el largo plazo. Y es que es de origen reciente, y no se ha popularizado hasta hace poco tiempo, con lo que no existen muchas experiencias que nos indiquen esto.

En el fondo, consiste en injertar grasa inerte en el cuerpo, en gran cantidad, con lo que es difícil prever cómo puede comportarse, ni en el sentido sanitario ni en el estético.

Artículos Relacionados