Los efectos secundarios de la butilescopolamina, uno de los medicamentos habituales para tratar problemas digestivos

Los efectos secundarios de la butilescopolamina, uno de los medicamentos habituales para tratar problemas digestivos

La butilescopolamina, un derivado de la escopolamina, es un medicamento empleado muy habitualmente para tratar síntomas gastrointestinales y urinarios. Se considera, por lo general, seguro (y, de hecho, en España está autorizada su venta sin receta), pero nunca está de más informarse sobre sus posibles efectos adversos, a fin de saber qué podemos esperar y cómo actuar si aparece alguna reacción indeseada.

¿Cuáles son sus efectos adversos?

Como sucede con todos los medicamentos, la butilescopolamina puede provocar una serie de reacciones adversas, que se han registrado en la literatura científica en diferentes grados de frecuencia. En el caso de este fármaco, no obstante, hay que señalar que son especialmente poco frecuentes y mayormente de carácter leve y autolimitado.

Las más comunes que se conocen apenas afectan a una de cada cien personas, e incluyen:

  • Reacciones cutáneas.
  • Urticaria.
  • Prurito.
  • Taquicardia.
  • Sequedad de boca.
  • Sudoración anormal.

En hasta una de cada mil personas, la butilescopolamina provoca retención urinaria; y, con frecuencia desconocida podría causar:

  • Shock anafiláctico.
  • Reacción anafiláctica.
  • Disnea.
  • Exantema.
  • Eritema.
  • Hipersensibilidad.

Precauciones al usar butilescopolamina

Así, también es necesario observar algunas precauciones generales al tomar la butilescopolamina, especialmente cuando no se hace siguiendo la pauta de un médico.

Por ejemplo, y tal y como recoge la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), en caso de que el dolor abdominal grave y de origen desconocido persista o empeore, o se presente con síntomas como fiebre, náuseas, vómitos, cambios en las defecaciones, dolor abdominal con la palpación, disminución de la tensión arterial, desmayo o presencia de sangre en las heces se considera indicado consultar inmediatamente a un médico.

Igualmente, y por sus propiedades anticolinérgicas, debe administrarse con precaución a los pacientes susceptibles de padecer glaucoma de ángulo estrecho, taquicardia, obstrucciones intestinales o urinarias o en caso de hipertrofia prostática con retención urinaria.

Del mismo modo, este medicamento puede potenciar el efecto anticolinérgico de otros fármacos como los antidepresivos tricíclicos o tetracíclicos, los antihistamínicos, los antipsicóticos, la quinidina o la disopiramida.

Artículos Relacionados