Los “antitrabajo”, una tendencia que toma fuerza

Los “antitrabajo”, una tendencia que toma fuerza

La crisis que se desató en 2020 sigue teniendo consecuencias en diversos órdenes. Una de las más llamativas es el surgimiento de una tendencia a la que genéricamente se le conoce como los “antitrabajo”. Como el nombre lo indica, se trata de personas que están haciendo un análisis del sistema laboral desde una óptica más crítica.

De la noche a la mañana, muchos trabajadores se vieron obligados a teletrabajar. Esto, lejos de ser un simple cambio de formas, terminó convirtiéndose en el encuentro con una nueva perspectiva para la vida. Madres y padres tuvieron la oportunidad de compartir más tiempo con sus hijos y parejas. Otros descubrieron nuevas maneras de administrar su tiempo.

Así, muchos comenzaron a pensar que quizás dedicarle tanto tiempo al trabajo no es la mejor manera de aprovechar la vida. Todo terminó confluyendo en la corriente de los “antitrabajo”, un importante grupo de personas que pretenden volver a barajar las cartas y colocar en un lugar más secundario a los compromisos laborales.

Cuando entramos en contacto con eventos que amenazan la vida, tendemos a reflexionar sobre la muerte y considerar si estamos felices con nuestras vidas o si nos gustaría hacer cambios en ellas”.

-Anthony Klotz-

Los “antitrabajo”

Mujer pensando en las personas adultas que nunca han tenido pareja
Los antitrabajo están en contra de trabajar con condiciones limitantes.

Los “antitrabajo” no son un grupo político y, de hecho, ni siquiera son un grupo como tal. Más bien se trata de un colectivo espontáneo que ha encontrado un punto en común: el rechazo a los compromisos que implica un trabajo típico y a las jerarquías laborales.

Aunque los “antitrabajo” no han hecho una declaración de principios como tal, por sus declaraciones y acciones se podría decir que sus principios son los siguientes:

  • No hacer más de lo necesario. Echan por tierra la idea de que siempre se debe dar más de uno mismo, incluso si eso implica extender la jornada laboral o sacrificar tiempo valioso de la vida.
  • No a las jornadas de ocho horas. Se oponen a que una persona deba cumplir un horario estricto y permanecer en su trabajo, incluso si ya ha terminado sus tareas diarias.
  • Trabajar es importante. Los “antitrabajo” no están en contra de trabajar, sino de hacerlo en condiciones limitantes y exclusivamente para favorecer a los grupos de poder.
  • Equilibrio. Piensan que debe haber un equilibrio en el tiempo para el trabajo y el tiempo para la vida personal. Los trabajos absorbentes no son una vía hacia el éxito, sino que contribuyen al empobrecimiento de la existencia.

La “gran renuncia”

Hombre recogiendo sus cosas de la oficina
En el último año, muchas personas han dejado su trabajo porque no lo consideran digno.

Los “antitrabajo” no solo se han quedado en buenas intenciones, sino que ya han pasado de las palabras a los hechos. Muchos de ellos están detrás del fenómeno que se conoce como “la gran renuncia” en Estados Unidos y otros países. En definitiva, a buena parte de ellos la crisis los llevó a tomar la decisión de dejar sus trabajos.

Incluso, hay una encuesta elaborada por FlexJobs en septiembre de 2021. Los resultados indican que solo el 2 % quería volver a su trabajo normal, después de la crisis de 2020. El 58 % consideraba la posibilidad de renunciar a su trabajo a corto plazo. Un 65 % quería seguir trabajando de forma remota, de aquí en adelante.

Los “antitrabajo” han llevado a cabo acciones como el boicot del famoso Black Friday: saben que el exceso de trabajo y el exceso de consumo van de la mano. También enviaron cientos de currículums falsos a Kellogg’s para evitar que esa compañía sustituyera a un grupo de trabajadores que estaban en huelga.

Un mundo en cambio

Después del año 2020, difícilmente el mundo volverá a ser el mismo. La crisis produjo cambios en los hábitos de la mayoría, sino también en nuestra forma de ver el mundo. Los “antitrabajo” son una expresión de esa nueva realidad que poco a poco se va configurando y que pone en tela de juicio al sistema imperante.

La crisis ha llevado a renuncias masivas en Estados Unidos y en otros países, de la mano de los “antitrabajo”. Personas que cuestionan la forma de vida basada en una dedicación obsesiva a las actividades laborales, apostando por un mayor protagonismo para las demás dimensiones de la existencia.

Hablamos de un movimiento que ha tenido un impacto importante dentro de la actividad económica. Parte de los problemas actuales son un efecto de esa negativa de muchos trabajadores a “seguir en lo mismo”. Es muy probable que esto, que ha nacido como una simple tendencia, influya en la evolución del mercado laboral.

La entrada Los “antitrabajo”, una tendencia que toma fuerza se publicó primero en La Mente es Maravillosa.

Artículos Relacionados