Los alimentos que debes evitar si padeces colon irritable

Los alimentos que debes evitar si padeces colon irritable

El síndrome de colon o intestino irritable (a menudo abreviado como SII) es una patología digestiva común con síntomas que pueden llegar a afectar gravemente a la vida diaria de las personas, como cólicos, dolor abdominal, diarrea, gases o estreñimiento.

Se desconocen cuales son las causas exactas y actualmente no existe un tratamiento en el sentido tradicional del término, por lo que la estrategia contra él se centra en una serie de cambios en los hábitos vitales con el objetivo de aliviar los síntomas. Como es lógico, muchos de los cambios afectan a la alimentación.

¿Qué alimentos empeoran los síntomas?

Así, si recibimos el diagnóstico de síndrome de colon irritable, es muy probable que nuestro médico también nos recomiende dejar de lado, o al menos evitar en la medida de lo posible, ciertos alimentos.

Hay que señalar, no obstante, que las personas con esta afección no responden de la misma manera a la retirada de según qué alimentos, por lo que es posible que debamos pasar un periodo ‘de prueba’ en el que experimentemos a ir retirando diversos elementos de nuestra dieta para comprobar el efecto que ello tiene en nuestro estado.

Sea como sea, quizás los alimentos más evidentes que deberíamos retirar de la dieta son aquellos que irritan el tracto digestivo en cualquier persona, al margen de si padece SII o no. Esos incluyen algunos como las comidas picantes, el alcohol o, en menor medida, el café.

Por otra parte, y debido a que el SII tiende a provocar molestias por una producción excesiva de gases, retirar los alimentos que los contienen (como las bebidas carbonatadas) o que fomentan su producción (brócoli, coliflor) puede ayudar a evitar estos síntomas.

Las comidas con altas cantidades de grasas saturadas, como las frituras o las piezas más grasas de la carne, pueden dificultar la digestión y empeorar los síntomas, por lo que también es conveniente disminuir su consumo en lo posible.

En algunas personas, y aunque arrojen resultados negativos en las pruebas de celiaquía, la retirada de los alimentos que contienen gluten (como los elaborados con trigo, cebada o centeno) logra una mejoría significativa.

También, muchos pacientes con SII se benefician de seguir una dieta baja en FODMAP (oligosacáridos fermentables, disacáridos, monosacáridos y polioles), un tipo de carbohidratos presente en ciertos tipos de frutas (como la manzana, la pera o el albaricoque), granos (trigo, cebada, centeno), verduras (coles, ajo, cebolla), lácteos (los más ricos en lactosa, como la leche o la nata), legumbres (lenteja, garbanzo, alubia), frutos secos (almendra, anacardo) y edulcorantes. Cabe señalar, no obstante, que la dieta baja en FODMAP puede conllevar la pérdida de otros nutrientes importantes, por lo que en todo caso debería llevarse a cabo bajo supervisión médica.

Alimentos recomendables

Por el contrario, hay ciertos alimentos que pueden ayudar a lograr una mejoría si se incrementa su consumo (siempre dentro de lo razonable y sin sustituir otros elementos imprescindibles de la nutrición).

Concretamente, lo más adecuado es seguir una dieta rica en fibra, por lo que la mayoría de las verduras, las legumbres y los cereales integrales se convierten en opciones muy recomendables.

De la misma manera, las piezas de carne y pescado magras y cocinadas a la plancha son sencillas de digerir y se convierten en una buena manera de obtener las proteínas necesarias.

Igualmente, muchas semillas (especialmente las de sésamo) parecen ayudar a aliviar la sintomatología en algunas personas.

Artículos Relacionados