Las enfermedades provocadas por el exceso de horas de trabajo

Las enfermedades provocadas por el exceso de horas de trabajo

La pandemia ha agravado la crisis de salud mental que viven muchas sociedades occidentales, con un importantísimo impacto en los entornos laborales. De hecho, en algunos países como el Reino Unido los trastornos mentales ya constituyen la mitad de todas las enfermedades laborales.

Los casos se duplican

Así lo evidencia un informe publicado por el Gobierno del país, en el que destaca que más de 800.000 personas sufrieron estrés, ansiedad o depresión derivada de su trabajo en 2021; de todos esos casos, más de la mitad, 451.000, se reportaron por primera vez ese año.

El informe destaca además que las mujeres jóvenes (de entre 25 y 34 años) tenían mayores probabilidades de sufrir estos problemas, como también la incidencia era más alta en sectores como la administración pública, la defensa y el trabajo sanitario, social y educativo.

Las principales causas que reportaban los pacientes para el estrés laboral incluían el aumento de las cargas de trabajo, la falta de apoyo, la violencia, las amenazas, el bullying y los cambios en el lugar de trabajo, con una contribución muy importante de la pandemia de covid-19.

Crece el uso de psicofármacos en España

La incidencia de problemas de salud mental también ha visto en España el impacto por la pandemia. Al menos un 41,9% de la población ha sufrido problemas de sueño desde que comenzó el brote de coronavirus, y las prescripciones de psicofármacos se han doblado en el mismo período.

Los sanitarios, al igual que ocurre en Reino Unido, han sufrido especialmente: un 14,5% sufre un trastorno mental incapacitante y un 22,2% estrés postraumático, según arrojaban a finales del año pasado estudios del Hospital del Mar.

Es sintomático también que el consumo de fármacos antidepresivos no deje de crecer: en 2021, experimentó una subida de un 8% respecto a 2020, con lo que en total se consumieron 50 millones de unidades, según indica el Observatorio del Medicamento de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE). Mayor aún es el consumo de ansiolíticos, que marcó los 61 millones de unidades.

Con todo, las estadísticas sobre cómo afecta este problema al ámbito laboral en nuestro país (esto es, fuera de sectores concretos como es el sanitario) escasean, entre otras cosas porque las bajas laborales por cuestiones de salud mental se siguen clasificando como contingencias comunes y no como enfermedad laboral.

No obstante, según la Guía del Mercado laboral 2021 que publica Hays, un 54% de los españoles admite que su jornada laboral se ha visto incrementada desde el comienzo de la pandemia, y de ese porcentaje un 60% reconoce que su sueldo no ha aumentado con ello.

Artículos Relacionados