Habilidades cognitivas: qué son y 12 ejemplos

Habilidades cognitivas: qué son y 12 ejemplos

Planificar cómo estudiar para poder llegar con tiempo a un examen, pensar soluciones para resolver un problema laboral, recordar una clave que hace mucho tiempo no usas. ¿Qué tienen en común estas situaciones? Que estamos poniendo en uso distintas habilidades cognitivas.

Planificación, evaluación y memoria son solo algunas. Conozcamos un poco más sobre ellas.

¿Qué son las habilidades cognitivas?

Las habilidades cognitivas son aquellas que tienen que ver con el procesamiento, la interpretación y la recuperación de la información. A través de acciones, tales como seleccionar, analizar y recoger, permiten la producción del conocimiento.

Algunas clasificaciones distinguen las habilidades cognitivas en básicas y en superiores. Las básicas son el enfoque o la atención, la memoria, la obtención y la recuperación de información, la capacidad de organización y el análisis, así como la transformación de dicha información y la percepción.

Aquellas que son superiores son la solución de problemas, la toma de decisiones, el pensamiento crítico y el creativo, así como la metacognición. Las superiores se entienden como una combinación de las básicas.

Para muchas corrientes de pensamiento, las habilidades cognitivas son aquellas que nos diferencian del resto de los seres vivos. También se las conoce como gestoras del conocimiento.

En síntesis, según Herrera Clavero, este tipo de habilidades requieren de la capacidad de representación (a través del dibujo, la lectura, etc), de selección (focalizando a través de la atención) y de autodirección (autocontrol).

Pensamiento en las habilidades cognitivas.
Diversas capacidades se combinan en las habilidades cognitivas. Hay básicas y superiores.

Ejemplos de habilidades cognitivas

Algunas de las habilidades cognitivas son las siguientes:

  1. Memoria: nos permite almacenar la información y acceder en una posterior recuperación. Existen distintos tipos de memoria. Por ejemplo, de corto y largo plazo, semántica, episódica, procedimental, entre otras.
  2. Atención: permite focalizar en ciertos aspectos de una situación. Con esto hacemos uso posterior, ya que sería difícil concentrarse, atendiendo a múltiples estímulos de manera simultánea.
  3. Planificación: anticipa el futuro, diseñando estrategias.
  4. Razonamiento: nos permite analizar una situación y sacar conclusiones, ya sea a través de lo inductivo (se identifican patrones para establecer algo general) o lo deductivo (partir de lo general para ver cómo se comporta a nivel individual).
  5. Evaluación: es una capacidad que permite analizar una situación, considerando distintos aspectos. También incluye la reorganización a partir de una lectura de la situación.
  6. Comprensión: es la habilidad de entender la información y ponerla en relación con otros datos. De esta manera, hacemos uso de ella para la toma de decisiones.
  7. Flexibilidad cognitiva: nos permite ensayar pensamientos diferentes a los habituales, comprender la perspectiva de otros. Asimismo, aprendemos de experiencias e incorporamos esos nuevos conocimientos a nuestro bagaje.
  8. Resolución de problemas: es una habilidad cognitiva muy vinculada con el punto anterior, ya que a partir de ser flexibles con nuestra forma de pensar, también somos capaces de buscar nuevas salidas.
  9. Metacognición: se trata de un nivel superior de cognición, que nos permite pensar sobre nuestros pensamientos. Es el conocimiento de nuestros conocimientos.
  10. Percepción: se trata de otra habilidad cognitiva de gran importancia, ya que nos permite captar algunas señales del entorno y convertirlas en información útil.
  11. Lenguaje: se considera una capacidad cognitiva, aunque hay algunas teorías que la catalogan como una consecuencia de poner en juego dichas habilidades.
  12. Habilidades visoespaciales: son aquellas que permiten manipular objetos a través de imágenes mentales, tanto en dos como en tres dimensiones. Por ejemplo, calcular o estimar en qué posición queda algo si lo rotas.
Anciano pierde habilidades cognitivas.
Algunas habilidades cognitivas se deterioran con el envejecimiento. Es el caso de la memoria, por ejemplo.

Mucho más que simplemente repetir

En la actualidad, sabemos que el desarrollo y el fomento de las habilidades cognitivas no se consigue solo con repetir una y otra vez una idea. Hoy se aplican modelos que permiten experimentar y crear con la información, apostando por estrategias lúdicas.

El hecho de memorizar no garantiza la consolidación del conocimiento y mucho menos un uso correcto del mismo. Además de contar con las habilidades pertinentes, es necesario saber cuándo y cómo hacer emplearlas.

En la escuela, el desarrollo de las habilidades cognitivas estuvo centrado fundamentalmente en textos extensos, en actividades de memorización, en la palabra del docente con poco intercambio del estudiantado. El mundo actual nos desafía a repensar los modos en los que las personas leen, se organizan, estudian y aprenden.

De esta manera, es posible potenciar el desarrollo de las habilidades cognitivas, así como también relacionarlas con otro tipo de habilidades; por ejemplo, las vinculadas a la inteligencia emocional.

Es por esto que es importante pensar en prácticas y otros tipos de aprendizaje, que permitan poner en relación aquello que se aprende para que no sea un conocimiento hermético, compacto y aislado del contexto.

The post Habilidades cognitivas: qué son y 12 ejemplos appeared first on Mejor con Salud.

Artículos Relacionados