¿Granos en la barbilla? Causas más comunes y consejos para mantenerlos a raya

¿Granos en la barbilla? Causas más comunes y consejos para mantenerlos a raya

Los granos en la barbilla son uno de los grandes enemigos de las mujeres al ser esta una de las zonas del rostro más sensibles a los cambios hormonales. El desequilibrio hormonal representa, por tanto, una de las causas más frecuentes para su aparición pero no la única. Abordemos, uno por uno, los motivos más habituales:

Cambios hormonales: Cuando se produce un cambio drástico a nivel hormonal el cuerpo suele reaccionar de manera extrema. La ovulación y el periodo son dos de las alteraciones más potentes que dan pie a la aparición de esos brotes de granitos. ¿Por qué? Antes del ciclo hay más progesterona en el cuerpo lo que provoca retención de agua. Cuando esto ocurre se ejerce una presión sobre los poros, estrechándolos. Además, la grasa de la piel puede volverse más gruesa debido al desequilibrio de las hormonas y al aumento de testosterona durante el cambio hormonal previo al periodo. Generalmente, esos granos desaparecen cuando el cuerpo recupera sus niveles hormonales.

El estrés: otro de los grandes enemigos del cuerpo que puede provocar la aparición de granos en la barbilla. En este caso, las hormonas del estrés provocan la liberación de sustancias químicas que aumenta el flujo sanguíneo en la piel desencadenando erupciones, enrojecimiento o brotes de acné. Además, el estrés debilita nuestro sistema inmunitario. Mejorar la higiene del sueño y hacer ejercicio físico pueden ayudar a mitigarlo.

La mascarilla: Un fenómeno que ha aparecido con el uso continuado de la mascarilla y ha sido el bautizado como ‘maskné’. La condensación de aire caliente y húmedo dentro de la mascarilla que no tiene posibilidad de circular ha convertido la zona inferior del rostro en el lugar perfecto para la proliferación de sudor, bacterias, poros obstruidos y granos. Aunque este problema tiende a desaparecer con el fin del uso obligatorio de las mascarillas, aquellas personas que por distintos motivos siguen usándolas pueden sufrirlo.

Dieta, cambios ambientales, limpieza: Asimismo, existen otros factores que también podrían influir en la aparición de granos en la barbilla. Por ejemplo, una dieta que abuse de las grasas, los productos procesados o los picantes; la exposición constante a elementos contaminantes como el polvo o la suciedad, así como no realizar una rutina regular de limpieza facial.

¿Cómo se puede prevenir o al menos mitigar su aparición? Estos son algunos consejos que pueden ayudarnos:

– Una buena rutina facial que tenga en cuenta especialmente la línea de la mandíbula. Se recomienza empezar la limpieza por el cuello con movimientos circulares e ir ascendiendo hasta la frente. Los limpiadores que contienen ácido salicílico son una buena opción. Las mascarillas también son buenas aliadas para combatir los granitos, ya que eliminan el exceso de grasa de la piel, la suciedad y las impurezas además de desbloquear los poros. Se recomienda usar mascarillas, cremas y maquillajes libres de aceites. Además, es importante desmaquillarse concienzudamente y limpiar brochas y esponjas de maquillaje regularmente.

– Nunca intentar explotar los granos. No solo no va a mejorar las cosas, sino que puede empeorarlas porque puede hacer que el grano o granos se infecten y se propaguen o queden marcas.

– También hay que tener mucho cuidado con aquellos elementos que pueden provocar sudor extra en esta zona como los cascos con correas que se utilizan para algunos deportes. Hay que evitar que el sudor se acumule en la cara y lavarla o ducharse después de practicar ejercicio físico.

– Reducir la ingesta de determinados alimentos puede ser muy beneficioso para mejorar el aspecto de la piel: la leche entera y los quesos especialmente grasos, los alimentos procesados, las grasas como las que contienen las carnes rojas y los embutidos y los azúcares y harinas refinadas. Por el contrario, se recomienda el consumo de frutas y verduras, alimentos ricos en zinc (que puede ayudar a reducir las bacterias que causan el acné), legumbres, pescados y los probióticos.

Artículos Relacionados