Fase lútea, cuando el cuerpo se prepara para un posible embarazo

Fase lútea, cuando el cuerpo se prepara para un posible embarazo

A lo largo del ciclo menstrual, toda mujer pasa por diferentes fases. Una de ellas es la que se conoce como fase lútea que tiene lugar después de la ovulación. El cuerpo sufre una serie de cambios para prepararlo para un posible embarazo que en el caso de que no ocurra el desenlace será la menstruación.

Cuando se inicia la fase lútea el óvulo ya ha sido liberado y empieza su recorrido por las trompas de Falopio esperando su encuentro con los espermatozoides. Pero ¿por qué se llama fase lútea? Por la aparición en el ovario de lo que se conoce como cuerpo lúteo, un término bastante desconocido.

Según la Asociación Reproducción Asistida ORG, el cuerpo lúteo es un tejido rico en colesterol que libera progesterona y ayuda a la vascularización del endometrio para su posterior implantación. Como es rico en colesterol su apariencia tiene un color amarillo y solo llega a medir 2 centímetros.

En el caso de que se produzca la fecundación, el cuerpo lúteo crece porque genera mayores cantidades de progesterona. En el caso contrario, el cuerpo lúteo se descompone provocando que los niveles de progesterona y estrógenos caigan, y que el tejido se desprenda. Es cuando se produce la menstruación.

El cuerpo se preparará para un posible embarazo, por lo que el revestimiento del endometrio va a aumentar su grosor. Si esto no ocurriese, en el caso de que un óvulo fuese fecundado podría tener problemas para implantarse en el útero. Esto es posible gracias a la secreción de progesterona.

¿Cómo se puede sentir una mujer que está en la fase lútea? Pues debido a los niveles de esta hormona, aparece el síndrome premenstrual según el Manual MSD. Es normal que se experimente una mayor irritabilidad, retención de líquidos, depresión, dolor en las mamas o cefaleas.

El porcentaje de mujeres que suelen experimentar los síntomas asociados al síndrome premenstrual se sitúan entre un 20-50%, como explica el Manual MSD. En el caso de que la sintomatología dificulte las actividades diarias, puede que estemos ante una manifestación grave del síndrome premenstrual que se conoce como Trastorno Disfórico Menstrual.

En la fase lútea los niveles de progesterona y estrógenos son altos, por los que el apetito sexual todavía se encuentra en su apogeo. No obstante, los síntomas premenstruales pueden hacer que este disminuya, sobre todo, en aquellos casos en los que se sufra de Trastorno Disfórico Menstrual.

Debemos tener presente que en esta fase todavía se puede producir la fecundación del óvulo, por lo que el cuerpo necesita sentir apetito sexual para favorecer que esto pueda ocurrir. Las circunstancias cambian si la fecundación no se produce, porque entonces los niveles de progesterona y estrógenos caen en picado y el deseo sexual sí que es mucho menor.

Con un ciclo regular o al tomar la píldora anticonceptiva es mucho más fácil calcular cuándo empezará la fase lútea. Para ello, solamente habrá que restar 14 días al primer día de menstruación. Por ejemplo, si la regla empezó el 26 de septiembre, la fase lútea tuvo lugar el día 12.

En total, una mujer pasa por unas 5 fases que conforman su ciclo menstrual. La fase lútea es una de ellas que prepara el cuerpo para un posible embarazo. Es una fase importante que merece la pena conocer bien, sobre todo, porque es en ella cuando aparece el síndrome premenstrual.

Artículos Relacionados