Fascitis plantar: qué causa el espolón calcáneo y cuáles son los tratamientos más adecuados

Fascitis plantar: qué causa el espolón calcáneo y cuáles son los tratamientos más adecuados

El espolón calcáreo es un crecimiento anómalo del hueso del talón, que provoca en muchos casos dolor al caminar o hacer ejercicio. Para tratarlo, hay muchas opciones, como una combinación de fisioterapia, fármacos, cambios en el estilo de vida y, a veces, la cirugía.

Qué es el espolón calcáreo y qué lo causa

Hay veces en las que el hueso del talón, conocido como calcáneo, crece de manera anómala formando una especie de pico o lanza. Esto se conoce como espolón calcáneo, y aunque por sí mismo no provoque dolor, sí lo hace cuando esta protuberancia ósea se clava en los tejidos circundantes, se irritan, inflaman y provocan molestias al caminar, hacer ejercicio o al estar mucho rato de pie.

Unas veces, el espolón no causa molestias, pero en otras en dolor puede ser tan fuerte que interfiera en la vida diaria y repercuta de manera muy negativa en la calidad de vida de los pacientes, que pueden llegar incluso a cojear.

En cuanto a la causa, el espolón calcáneo se forma como respuesta a las tensiones producidas por los tejidos blandos que rodean al talón, especialmente la fascia de la planta. Cuando la fascia recibe microtraumas, esta se inflama provocando lo que se conoce como fascitis plantar. Si la fascitis plantar se prolonga en el tiempo, se comienzan a depositar sales de calcio o ácido úrico, y el acúmulo de estas sustancias, a largo plazo, lleva a la formación de estos espolones. Aunque puede haber otras causas, sin duda, la fascitis es la principal. De hecho, la mitad de las personas con fascitis plantar terminan teniendo un espolón calcáneo. En cuanto a las causas o factores de riesgo para padecer fascitis plantar encontramos:

•Tener el pie muy arqueado o plano.

•El sobrepeso.

•Practican deporte en superficies muy duras con el calzado inadecuado.

•Utilizan zapatos muy duros durante tiempos prolongados.

•Pasar mucho tiempo de pie.

•Pisar de manera incorrecta, sobre todo la pronación, cuando la carga del pie a caminar tiende a desplazarse hacia el lado interno.

•El desgaste y degeneración de los tejidos que recubren los huesos de la planta del pie, producido sobre todo por la edad

•Padecer enfermedades reumáticas, como artritis reumatoide o gota favorecen el acúmulo de sustancias en el talón.

Para diagnosticar un espolón calcáneo basta con hacer una radiografía.

Como se trata el espolón calcáneo

En ocasiones el espolón es asintomático y no duele, pero en otras, como en las provocadas por la fascitis plantar, sí se puede producir muchas molestias, sobre todo a medida que el espolón crece. Para evitar que siga creciendo, lo primero que hay que hacer es tratar la causa, es decir, la fascitis.

En la fase aguda, es decir, cuando está presente el dolor, lo prioritario es tratar este con antinflamatorios o corticoides, calor-frío, fisioterapia con masajes, estiramientos, electroterapia…

Es importante que, una vez diagnosticado el espolón, recurramos a un podólogo, por un lado, para que nos haga unas plantillas ortopédicas destinadas a descargan el talón de tensión, y, por otro, para hacernos un estudio de la pisada.

También se puede intentar eliminar el espolón con ondas de choque o láser. Solo en caso de que todo lo anterior fracase, se recurre a la cirugía, que consiste en hacer una incisión en la fascia, eliminar la protuberancia ósea y alisar el hueso del talón para evitar una mayor irritación de los tendones.

Además, hay que complementar los tratamientos con un cambio de hábitos para eliminar factores de riesgo y evitar que vaya a peor o se vuelva a formar un espolón ya eliminado. Así, como tratamiento preventivo, debemos:

•Evitar el sobrepeso.

•Cuidar la alimentación, pues hay alimentos que favorecen en algunas personas la formación de estos depósitos, como los lácteos o los alimentos ricos en ácido úrico (carnes rojas).

•No pasar mucho tiempo de pie.

Utilizar el calzado y las plantillas adecuadas, sobre todo a la hora de hacer deporte.

•Estirar bien la zona después de hacer ejercicio.

Artículos Relacionados