Estas son las enfermedades que están desarrollando más resistencia a los antibióticos

Estas son las enfermedades que están desarrollando más resistencia a los antibióticos

Organismos como la OMS llevan años advirtiendo de la amenaza que representa la resistencia a los antibióticos que están desarrollando algunas bacterias. Se trata de un fenómeno grave, ya que puede hacer que enfermedades que hasta ahora teníamos totalmente controladas se vuelvan progresivamente más y más difíciles de tratar.

De hecho este ya es el caso de algunas, para las que las complicaciones se están volviendo más frecuentes. Estas son las infecciones que están desarrollando la resistencia más grave a los antibióticos.

Un nombre que en occidente parece propio del pasado, pero que nunca abandonó los países en vías de desarrollo. Ahora, la bacteria que la causa, Mycobacterium tuberculosis, se están volviendo resistentes a los dos medicamentos más potentes que existían contra ella, complicando el tratamiento y haciendo más presente la amenaza de que se produzcan brotes.

El caso de C. difficile es curioso, ya que se trata de un patógeno que es resistente de forma natural a los antibióticos más comunes. Por ello, es común que afecte a las personas después de tratamientos con antibióticos, ya que estos sí que dañan el resto de la flora intestinal que lo mantiene a raya. En la actualidad, esta resistencia se está ampliando para incluir también cada vez más los dos medicamentos que sí eran eficaces contra esta infección.

Los enterococos son un tipo de bacteria que habita de manera natural el tracto digestivo humano y el interior de la vagina, pero que en ocasiones pueden provocar infecciones en la piel, el tracto urinario, endocarditis e infecciones de heridas, además de sus hábitats comunes cuando su población se descontrola. Sobre todo en ambientes hospitalarios, donde la presión evolutiva que ejercen los antibióticos es mayor, algunas cepas se están volviendo resistentes al antibiótico usado contra ellas (vancomicina).

El estafilococo dorado ha sido tradicionalmente una infección típica de ambientes hospitalarios, pero solía poder tratarse sin mucho problema empleando meticilina. Sin embargo, actualmente ciertas cepas no responden al tratamiento y pueden llegar a causar problemas de salud graves. Para más inri, en países como Estados Unidos esta infección es cada día más común.

La infección por Neisseria gonorrhoeae es una enfermedad de transmisión sexual muy común y que típicamente, si se detecta y se trata a tiempo, no reviste gravedad. El problema es que los tratamientos indicados se están volviendo sensiblemente menos efectivos contra ella, lo que ha llevado a organismos como el Centro de Control de Enfermedades Estadounidense a actualizar sus directrices sobre esta enfermedad.

La de las enterobacteriáceas es una familia que incluye muchas bacterias muy comunes, como el género Klebsiella o la Escherichia coli (E. Coli). Afectan principalmente a personas con el sistema inmunitario debilitado, y algunas de sus infecciones se están volviendo resistentes a sus antibióticos típicos (los carbapenemas) y a la mayoría de los antibióticos disponibles. En algunos casos, las enfermedades que provocan pueden llegar a ser mortales.

Artículos Relacionados