El motivo psicológico por el que las personas se identifican con los villanos de las películas

El motivo psicológico por el que las personas se identifican con los villanos de las películas

Es innegable que en muchas películas los personajes que más impacto causan en el público son los villanos: personajes como Darth Vader o el Joker de Nolan fácilmente han quedado más grabados en la mente del público que los héroes a los que combaten, y son sólo dos ejemplos de muchos. Incluso, en años recientes han comenzado a aparecer retratos cinematográficos centrados exclusivamente en estas figuras, como una suerte de hagiografías en negativo.

Al margen de consideraciones puramente literarias (es posible que, de una décadas hasta ahora, nuestra cultura haya permitido más matices morales en los villanos que en los incorruptibles héroes), existe una razón psicológica por la que muchos se identifican con las encarnaciones ficticias del mal.

Más complejos que los héroes

Esta la conclusión que alcanza un estudio publicado en el medio especializado Cognition, que propone que tanto niños como adultos tienden a encontrar que los villanos poseen en el fondo cualidades positivas, más a menudo de lo que tienden a opinar que los héroes puedan tener cualidades negativas.

En las palabras de los autores, las personas perciben "un desajuste entre las conductas exteriores de los villanos y su ‘esencia verdadera e interna’, o su ‘verdadero yo’ y que esta brecha es mayor que la que existe en los héroes".

Para llegar a esta teoría, llevaron a cabo tres estudios con 434 niños de edades comprendidas entre los 4 y los 12 años y 277 adultos, cuyo fin era determinar cómo los individuos dan sentido a los actos antisociales que cometen los villanos. Específicamente, atendieron a los juicios que los participantes hacen sobre villanos y héroes ficticios tanto familiares como más novedosos, con los ejemplos claros de la Úrsula de Disney (villana en la película La sirenita o el Woody de Pixar (héroe en Toy Story).

"Algo bueno" en el interior

El primero de estos estudios arrojó que los niños veían las acciones y emociones de los villanos como claramente negativas, lo que sugiere que la tendencia documentada científicamente de los niños a juzgar a las personas como buenas no previene la apreciación de formas extremas de maldad.

Sin embargo, los siguientes dos estudios, que no se centraron en las acciones y emociones de los villanos sino en las creencias de niños y adultos sobre la ‘verdadera esencia’ de los mismos (con cuestiones como la forma en la que un personaje ficticio se siente en su interior, si las acciones reflejan esa ‘esencia’ o si ese ‘verdadero yo’ puede cambiar con el tiempo) aunque siguieron demostrando que ambos grupos etarios ven el ‘verdadero yo’ o la ‘esencia’ de los villanos como negativas también mostraron que creían que había ‘algo de bueno’ en el interior de los personajes.

Además, existía una asimetría respecto a los héroes, pues este último punto implica que ambos grupos tienden a ver que existe mayor desajuste entre las acciones negativas de los villanos y su ‘esencia’ con un elemento positivo en comparación con los héroes que eran percibidos como totalmente positivos en ambos parámetros.

Referencias

Valerie A Umscheid, Craig E. Smith, Felix Warneken, Susan A. Gelman, Henry M. Wellman. What makes Voldemort tick? Children’s and adults’ reasoning about the nature of villians. Cognition (2022). DOI: https://doi.org/10.1016/j.cognition.2022.105357

Artículos Relacionados