El estrabismo en bebés, ¿cuándo es normal y cuándo debe preocupar a los padres?

El estrabismo en bebés, ¿cuándo es normal y cuándo debe preocupar a los padres?

A pesar de que algunos bebés tuercen los ojos hacia dentro en algunas ocasiones, desde la Asociación Española de Pediatría (AEPED) llaman a la calma, ya que esto, en algunos casos, es normal y se resuelve con el tiempo. Por lo general, esto deja de ocurrir cuando el bebé tiene más de 6 meses. Pero, si la situación no mejora, entonces, hay que pedir ayuda.

¿Qué es el estrabismo?

En pocas palabras, el estrabismo es una condición en la que los ojos, cuando observan un objeto concreto, no se alinean como deberían hacerlo de manera natural. Lo habitual es que uno se desplace hacia dentro (esotropia), aunque puede ocurrir de otras formas con uno de los ojos que se desplaza hacia fuera (exotropia), arriba (hipertropia) o abajo (hypotropia). El caso que se observa con frecuencia es el primero.

Las causas del estrabismo antes de los 6 meses no son significativas, sobre todo, si este ocurre de manera muy ocasional. No obstante, si la situación perdura puede haber determinados signos de alerta que los padres no deben ignorar. La detección precoz es fundamental para que el problema se resuelva y no tenga consecuencias para los bebés.

Hay veces en las que existen ya casos de estrabismo en la familia y es posible que el bebé lo herede. No obstante, también un parto complicado en el que se haya necesitado el uso de fórceps puede contribuir a la aparición del estrabismo en bebés. Asimismo, esto puede deberse a un defecto de refracción prematuro como la miopía, como explica la AEPED.

Signos de alarma

El primer signo de alarma del estrabismo en bebés es cuando este tuerce los ojos de manera frecuente. De hecho, puede que no sea capaz, en ningún momento, de alinearlos al observar algo. Aunque esto ocurra antes de los 6 meses, es indispensable poner esto en conocimiento del pediatra. Puede que haya que tomar medidas cuanto antes.

El segundo signo de alarma pueden ser las posturas extrañas que un bebé puede adoptar cuando fija la mirada en un objeto. Esto no es normal y debe averiguarse cuál es la razón por la que esto está sucediendo. Asimismo, la AEPED también explica que si el estrabismo en bebés aparece repentinamente, de manera brusca, hay que ponerse alerta.

¿Cómo se puede tratar el estrabismo en bebés?

Si la causa del estrabismo en bebés es un defecto de refracción prematuro, entonces, habrá que colocar gafas que lo puedan corregir. En otros casos, se pueden usar parches para que el ojo que se tuerce se vea forzado a alinearse cuando enfoca determinados objetos. En otras circunstancias, la toxina botulínica puede contribuir satisfactoriamente a esto.

¿Qué puede pasar si no se corrige el estrabismo en bebés?

En los casos en los que el estrabismo en bebés perdure y esto no se solucione, es muy probable que el ojo que se tuerce se vuelva vago. Cuando esto sucede se pierde visión en él, mientras que el otro se mantiene sano. Es una situación que conviene abordar cuanto antes, ya que con el tiempo las posibilidades de recuperación son menores.

Cuidar de la visión de los más pequeños es indispensable, pues esto les puede generar problemas en el colegio y una gran incomodidad porque no ven bien por el ojo "malo". Por tanto, el estrabismo en bebés no debe nunca resultarnos indiferente y ante las dudas siempre estará el pediatra para hacer las pruebas oportunas e iniciar un tratamiento sin demora.

Bibliografía

  • Mendonça, T. F. S., Cronemberger, M. F., Lopes, M. C. E., Nakanami, C. R., & Bicas, H. E. A. (2005). Electromyograph assistance and Mendonça’s forceps-a comparison between two methods of botulinum toxin A injection into the extraocular muscle. Arquivos Brasileiros de Oftalmologia, 68, 245-249.
  • Segura López, Ò. (2014). Influencia de los factores pre y perinatales en la aparición de problemas visuales (Master’s thesis, Universitat Politècnica de Catalunya).
Artículos Relacionados