Edad corregida de los prematuros: ¿qué es y por qué hay que tenerla en cuenta?

Edad corregida de los prematuros: ¿qué es y por qué hay que tenerla en cuenta?

La edad corregida de los prematuros es un dato muy importante, ya que de esta depende que se haga un seguimiento correcto de su desarrollo. Esto aplica, en particular, para los dos primeros años de vida, una etapa crítica.

La evolución de un niño nacido antes de tiempo es muy diferente al de uno que ha nacido a término. Las metas de desarrollo en cada caso no se alcanzan al mismo tiempo. Por eso, es muy importante tomar en cuenta la edad corregida de los prematuros.

Si no se cuenta con la edad corregida de los prematuros, es posible que se forjen expectativas irreales frente a los avances del bebé. Incluso, a veces se le quita el pañal o se le lleva a la escuela antes de tiempo, lo cual termina siendo negativo para el pequeño.

Qué es la edad corregida de los prematuros

prematuro parto
La edad corregida es la «edad real» del bebé, tomando como punto de partida la fecha en la que debería haber nacido.

Para entender el concepto de edad corregida de los prematuros es necesario que primero se tenga claro que es la edad gestacional y la edad cronológica. En términos muy sencillos, las podemos definir de la siguiente manera:

  • Edad gestacional. Es el tiempo que ha durado la gestación. Se cuenta por semanas, comenzando por el último día en el que una mujer tuvo la regla hasta el día en que dio a luz.
  • Edad cronológica. Es el tiempo que comienza a contar después del nacimiento. Se contabiliza en días, semanas, meses y años.

Ahora bien, la edad corregida de los prematuros corresponde a la edad que tendría el bebé, si hubiese nacido a las 40 semanas, o sea, a término. Con base en esto se realiza un cálculo en el cual se restan las semanas que faltaron para completar las 40 y esto indica la edad «real» del niño.

¿Para qué se utiliza?

La edad corregida de los prematuros es un dato crucial para evaluar el desarrollo físico y neurológico del bebé. En general, el peso, la talla y el perímetro cefálico se evalúan según la edad. A cada edad corresponde un rango de normalidad en cada una de esas variables.

Si no se obtiene la edad corregida, sino que se parte de la edad cronológica, habrá un desfase. Si se toma como base la edad cronológica del niño, es decir, el tiempo que ha transcurrido desde que nació, el cálculo de su peso, talla y perímetro cefálico será menor al de un niño que nació a término.

Por lo tanto, habrá una aparente anomalía, aunque esta no exista. De ahí la importancia de obtener la edad corregida de los prematuros. Esto, además, ofrece un parámetro real para saber cuándo se debe introducir la alimentación complementaria.

La edad corregida de los prematuros se debe utilizar hasta que el niño cumpla 2 años. Los bebés prematuros tienen un desarrollo más lento y, además, podrían mostrar algunas dificultades para alcanzarlo. Aun así, es normal que esto ocurra. Después de los 2 años, su evolución es igual a la de los demás niños.

El cálculo de la edad corregida de los prematuros

Realizar el cálculo de la edad corregida de los prematuros es muy sencillo. Solo se deben tener dos datos muy claros: la fecha del nacimiento y cuánto duró la gestación. Dicho de otro modo, la edad gestacional y la edad cronológica.

La contabilización se debe hacer en semanas. Lo que sigue es restarle la edad gestacional a las 40 semanas que corresponden a un embarazo a término. Si, por ejemplo, el bebé nació en la semana 36, hay que restar esta cifra de 40. El resultado sería 4.

El paso siguiente es: a la edad cronológica hay que restarle el anterior resultado. Si, por ejemplo, el niño tiene 8 semanas, o sea dos meses, a ese 8 se debe restar el 4 que nos dio como resultado el paso anterior. De este modo, la edad corregida sería 4 semanas. De manera esquemática, quedaría de la siguiente manera:

Edad de embarazo a término – Edad gestacional = x

Edad cronológica – x = Edad corregida

Las vacunas en los bebés prematuros

Cuánto tiempo debe pasar un bebé prematuro en el hospital
El único caso en el que no se considera la edad corregida es al momento de colocar las vacunas.

La edad corregida de los prematuros se debe utilizar para todos los propósitos, menos uno: las vacunas. Estas le deben ser aplicadas de la misma manera que se hace con los bebés nacidos en el término correcto.

Lo anterior obedece a que los bebés prematuros son muy vulnerables a diversos tipos de infecciones debido a la inmadurez en su desarrollo. Por eso, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda vacunarlos tomando en cuenta su edad cronológica y no la edad corregida.

Es muy importante iniciar la vacunación a los dos meses, a menos que el pediatra indique lo contrario. El riesgo de infección por neumococo o influenza tipo B es mayor en los bebés prematuros. Incluso, se aconseja que reciban la vacuna antigripal a partir de los 6 meses, en especial si nacieron antes de las 32 semanas de gestación.

La edad corregida de los prematuros es una guía

La edad corregida de los prematuros se emplea en particular para valorar el desarrollo psicomotor y físico del niño. También para establecer cuándo se debe introducir la alimentación complementaria en su dieta regular.

Se recomienda alimentarlo con leche materna durante los primeros seis meses de vida. La alimentación complementaria no se debe introducir antes de los cuatro meses, tomando como base la edad corregida. El pediatra informará si hay que hacer variaciones a estas premisas en casos particulares.

The post Edad corregida de los prematuros: ¿qué es y por qué hay que tenerla en cuenta? appeared first on Mejor con Salud.

Artículos Relacionados