Disciplina positiva: las cuatro erres vinculadas al castigo

Disciplina positiva: las cuatro erres vinculadas al castigo

Cuatro Erres Del Castigo
¿Cómo realizar un ejercicio de empatía para comprender qué emociones experimenta un niño cuando es castigado? Quizá algunos adultos todavía recuerden esta experiencia si la vivieron en la infancia. Sin embargo, existe una herramienta de la disciplina positiva que explica con detenimiento el proceso emocional que se produce después de ser castigado. En realidad, se trata de una regla mnemotécnica de disciplina positiva que se memoriza fácilmente porque los cuatro pasos que la integran comienzan por la letra “r”. A continuación, describimos cada uno de los apartados.

1. Resentimiento

La aplicación de un castigo parte de una buena intención en su origen: educar y transmitir un mensaje al niño. Sin embargo, la respuesta interior que se produce en la etapa inicial es el resentimiento. El niño considera que experimenta una situación injusta. Y el castigo es un proceso que también conecta con el miedo.

2. Revancha

El resentimiento surge con fuerza en la etapa inicial, aunque se reprima. Y esta respuesta emocional continúa con el desarrollo de un sentimiento de revancha hacia quienes impusieron el castigo. Es decir, surge el deseo de devolver una parte del sufrimiento padecido. La revancha puede irrumpir en diferentes procesos emocionales y en otras etapas de la vida. Por ejemplo, Tomás de Aquino explica que la ira es un tipo de tristeza en el que también existe un deseo de venganza como consecuencia de un daño que se considera injusto.

3. Rebeldía

La aplicación de un castigo parte de la autoridad que tienen los progenitores. Sin embargo, cuando un castigo se aplica de forma recurrente puede llegar a debilitarla. Especialmente, cuando la razón de la acción impuesta carece de una explicación argumentada y se basa en el principio “porque yo lo digo”. En ese tipo de circunstancia, es habitual que se desarrolle una mayor rebeldía en quien no siente escuchado.

Las Cuatro Erres Vinculadas Al Castigo

4. Retraimiento

Como hemos comentado, la aplicación de un castigo parte de una buena intención en su origen. Sin embargo, el efecto que llega a producir en el niño, en ocasiones, es negativo. Así ocurre cuando la experiencia del castigo afecta en la autoestima y en el autoconcepto infantil. Es decir, cuando el niño interioriza una imagen de sí mismo que se centra en los errores. De este modo, puede enfocarse en el deseo de obedecer y agradar.

En ocasiones, el niño experimenta el proceso completo descrito en cada uno de los apartados. En otros casos, siente un ingrediente específico. La disciplina positiva es una corriente que reflexiona en torno a la huella que produce el castigo por medio de cuatro apartados que quedan perfectamente sintetizados en una regla mnemotécnica que gira en torno a la letra «R». Por ello, el resentimiento, la revancha, la rebeldía y el retraimiento están tan unidos. Por otra parte, el castigo es un hecho que conecta con el pasado, es decir, con la causa que lo ha provocado. Sin embargo, no soluciona el hecho ocurrido por sí mismo.

Artículos Relacionados