Diez consejos para decirle a una persona que te gusta y es especial para ti

Diez consejos para decirle a una persona que te gusta y es especial para ti

En las relaciones de pareja uno de los momentos más importantes y decisivos es aquel en el que una de las partes le confiesa a la otra que le gusta. Por ello, es también uno de los momentos sobre los que más reflexionamos previamente, que más nerviosos nos ponen (tanto al que se declara como al que recibe la declaración) y que suele traer más quebraderos de cabeza, sobre todo a las personas más tímidas.

¿Cómo decirle a una persona que nos gusta y nos sentimos atraídos por ella de una manera que resulte sincera y no provoque incomodidad a ninguna de las partes implicadas? Estos son algunos de los consejos que ofrecen los expertos y que pueden ayudarnos a afrontar esta situación y salir airosos independientemente de la respuesta que obtenga nuestra declaración, que obviamente solo depende de nuestro interlocutor.

1. Elegir un momento en que podáis estar a solas o que permita separarse un rato de la gente así como un lugar tranquilo y libre de interrupciones.

2. Hazle saber a la persona que te gusta que tienes algo que decirle. No se trata de que suene a que tienes algo trascendental o muy serio que decirle pero sí que necesitas un escenario tranquilo para conversar de forma íntima y personal.

3. Mantener un buen tono de voz. Uno de los situaciones más habituales que se pueden dar cuando le decimos a alguien que nos gusta es que con los nervios tengamos tendencia a hablar más bajo. Esto entorpece la comunicación.

4. Ser concisos en el mensaje y preparar un pequeño guión por adelantado en el que resumamos las ideas principales que le queremos transmitir a la otra persona. Sin embargo, los expertos insisten en no aprenderlo de memoria ya que si se nos olvida una parte nos pondremos más nerviosos.

5. Los nervios son una reacción totalmente natural en situaciones como esta. Obsesionarse excesivamente con ellos es un error porque no harán más que acrecentar la sensación de pérdida de control y tienden a paralizarnos. Además, para nuestro interlocutor suelen pasar mas desapercibidos que para nosotros mismos.

6. Crear un ambiente donde ambas partes se sientan cómodas. No se trata de llegar y soltar un ‘me gustas’ a bocajarro a la otra persona. Se puede empezar por bromear un poco y crear un ambiente distendido que le predisponga a estar más receptiva.

7. Evitar siempre las frases hechas o los tópicos recurrentes. Cualquier frase típica que hayamos obtenido de un libro, de una película, de otras declaraciones que pululen por internet… convertirán nuestro mensaje en antinatural. Es importante que quien nos gusta perciba que el mensaje ha sido pensado de forma personalizada.

Evitar también expresiones que nos hagan parecer muy ansiosos por recibir una respuesta, por ejemplo: “he estado enamorado de ti desde el primer día que te vi hace tres años”. Un simple “me encanta pasar tiempo contigo y me gustas” será mucho más efectivo.

8. Mirar siempre a los ojos mientras estamos hablando y evitar las posturas tensas que puedan revelar incomodidad a través del lenguaje no verbal.

9. Intentar ser lo más conciso posible. Alargar la declaración por varios minutos no hará más que crear tensión innecesaria en quién da el mensaje e incomodidad en quien lo tiene que recibir. Cuanto más rápido se hagas, mejor, y habrá menos tiempo de ponerse nerviosos o de decir algo que no tiene relación con lo que se quiere decir.

10. No hay que desilusionarse si esa persona que te gusta no comparte tus sentimientos. No quiere decir que no valgamos como personas únicamente que la atracción no es direccional y esto es complemente normal y habitual. Lo importante es valorar que se ha tenido la suficiente confianza para compartir unos sentimientos y que se ha encontrado una respuesta aunque finalmente no haya sido la deseada.

Artículos Relacionados