¿Debo ponerme la tercera dosis de la vacuna contra la covid-19 si acabo de pasar ómicron?

¿Debo ponerme la tercera dosis de la vacuna contra la covid-19 si acabo de pasar ómicron?

Con el paso del tiempo, es natural que hayamos ido normalizando la pandemia de covid-19, a medida que se ha vuelto menos disruptiva para la vida diaria de la mayoría de la población y, en cambio, haya pasado a ser un telón de fondo cotidiano.

De la misma manera, el entusiasmo inicial y la sensación de urgencia de las primeras dosis de la vacuna han pasado, y muchas personas podrían no tener la misma prisa para continuar con la pauta. Esto es comprensible, pero no debemos olvidar que la evidencia disponible nos indica que la situación sería mucho peor sin los sueros y que, por tanto, las campañas de vacunación deben continuar por el bien de todos.

Cinco meses, el plazo recomendado

Actualmente, aún inmersos en lo que se ha dado a llamar ‘séptima ola’ de la covid-19, casi un 90% de la población española ha recibido la primera dosis de la vacuna y más del 85% tiene ya las dos. Por el contrario, apenas un 55% se ha puesto ya la tercera.

Por supuesto, la tercera dosis no se ha empezado a administrar hasta mucho más tarde que las dos anteriores, con lo que no es de extrañar que muchas personas aún tengan pendiente acudir a su centro de vacunación. Eso sí, con el reciente pico de infecciones, cabe preguntarse si aún hay que ponérsela después de haberse infectado (o reinfectado) y, si es así, cuándo corresponde hacerlo.

Pues bien, de acuerdo con las recomendaciones del Gobierno de España sí, se recomienda recibir la tercera dosis a quienes hayan pasado por la covid-19 y más específicamente por la variante ómicron, la cepa actualmente mayoritaria. Sin embargo, resaltan que se aconseja hacerlo a los cinco meses de haber pasado la enfermedad, igual que se recomienda no ponérsela hasta pasados seis meses de la segunda dosis a aquellas personas que no hayan contraído la covid o que lo hayan hecho con anterioridad a la segunda dosis. En cualquier caso, señalan que el plazo mínimo serían cuatro semanas tras el diagnóstico positivo.

La razón de esto no es que suponga un riesgo para la salud, sino que esos cinco meses es lo que se estima que dura la inmunidad que confiere la infección. De este modo, se aprovecha al máximo la protección que las vacunas brindan al conjunto de la población.

Artículos Relacionados