Cuidados y usos de la planta de incienso en casa

Cuidados y usos de la planta de incienso en casa

Cuando se menciona a la planta de incienso, es muy común confundirse con el aromatizante a base de resina y aceites de distinto origen. Si bien es una de las matas de donde se extraen los componentes, también es una planta característica dentro del hogar.

Soporta temperaturas variadas, tiene cuidados sencillos y ofrece beneficios aromáticos. Además, la planta de incienso es de rápido crecimiento y puede utilizarse como colgante. Resulta apta para patios, terrazas y también interiores.

Características principales y cuidados de la planta de incienso

Originaria de regiones como Australia, África o la India, la planta de incienso se destaca por sus hojas verdes brillantes y sus bordes ondulados. En general, estas extremidades adquieren un tono claro, similar al color crema o al blanco, lo que le aporta una belleza particular.

Su nombre científico es Plectranthus madagascariensis o Plectranthus “coleoides” Marginatus y proviene de la familia de las lamiáceas. A partir de sus hojas y tallos se extraen algunos componentes utilizados en la elaboración de inciensos y sahumerios aromatizantes.

No tiene grandes complicaciones en sus cuidados y es fácil de adaptar a distintos climas y ambientes del hogar. Con un crecimiento correcto puede alcanzar hasta 50 centímetros de alto en un ritmo acelerado.

Luz y temperatura

La planta de incienso soporta temperaturas variadas, tanto dentro como fuera del hogar, pero su rango ideal va desde los 15 a los 23 grados centígrados. Al tener un origen tropical, los climas fríos extremos y las heladas pueden perjudicarla, por lo que bajo esas circunstancias se debe mantener en el interior.

Por otro lado, es necesario exponerla a una buena cantidad de luz solar, sin necesidad de colocarla en contacto directo con los rayos. Si se encuentra en el jardín, lo mejor es que tenga sombra o resguardo de otras plantas durante esa época del año.

Incienso.
La planta de incienso aporta algunos ingredientes para el aromatizante de uso común, pero no es lo mismo.

Sustrato

La composición de la tierra exige niveles considerables de abono o materia orgánica. Es posible conseguirlo en cualquier tienda especializada o vivero, además de obtenerlo mediante el compost casero.

Por otro lado, es posible utilizar abono líquido con la frecuencia indicada por el fabricante. Algunos nutrientes que la favorecen son la turba, la fibra de coco, la perlita y el humus de lombriz.

Riego

Esta planta no tiene grandes complicaciones para el sistema de riego. Lo más importante es tener en cuenta la frecuencia.Debe ser mayor en los meses de calor, cuando más absorbe la planta.

Es importante que la tierra mantenga una humedad constante, pero sin formaciones de charcos. Para controlarlo hay que insertar un lápiz o palito chino. Al retirarlo, tiene que quedar húmedo y con algunos restos adheridos, pero no encharcado.

Reproducción de la planta de incienso

La planta de incienso es fácil de conseguir en cualquier vivero, pero también mediante los esquejes. Basta con quitarlo de alguna maceta y colocarlo en un nuevo recipiente, el cual debe contener sustrato mezclado con arena y turba. En principio, se debe priorizar la reproducción bajo temperaturas cálidas y de bastante luz, por lo que la primavera es la estación ideal para esta tarea.

Una forma alternativa es colocar el esqueje en un recipiente con agua y aguardar a que se desarrollen las raíces. Transcurridos entre 10 y 15 días, pasarla a la tierra o la maceta. Es importante humedecer bien las bases durante las primeras semanas.

Poda

La poda de la planta de incienso debe realizarse al comienzo de la primavera o cuando alcanza una longitud exagerada. Lo más importante es quitar las ramas viejas, las hojas y las flores en mal estado, cuidando los brotes nuevos. Con algunos esquejes sobrantes es posible conseguir nuevos ejemplares.

Plagas

Algunos peligros de los que se debe proteger a la planta son los pulgones, en especial durante el verano y en ambientes secos. También de las babosas y los caracoles si se encuentra en el jardín. Además, el exceso de riego puede producir hongos.

La mejor recomendación para evitar estos problemas es la prevención. Sin embargo, cuando la plaga está presente, es posible solucionarla con la incorporación de fungicidas sistémicos.

Plagas en planta de incienso.
La planta de incienso no está exenta de plagas, por lo que conviene prestar atención a los signos iniciales de infestación.

¿Para qué se usa la planta de incienso?

El incienso arrastra creencias y usos legendarios, debido a su asimilación en diferentes culturas milenarias. Además, millones de personas la eligen por su estética como planta decorativa de interior.

Descubre algunos de sus usos más difundidos en el mundo:

  • Aroma: la planta de incienso posee un aroma agradable, aunque no es tan potente. Sin embargo, desde la antigüedad se descubrió que, al quemarse, produce una fragancia fuerte y con efectos relajantes.
  • Incienso: con su resina, combinada con aceites de origen vegetal, animal y otros elementos, se preparan los sahumerios aromatizantes.
  • Antimosquitos: debido a su olor, la planta de incienso funciona como repelente de mosquitos.
  • Fitoterapia: muchas personas le dan un uso ceremonial y decorativo. Otras la emplean en aromaterapia, fitoterapia o medicina herbal.

Consejos útiles para tener una planta de incienso

Para conseguir plantas saludables y con crecimiento acorde, es importante seguir una serie de recomendaciones. Por ejemplo, colocarlas en espacios con buena iluminación y ventilación. Esto favorece a que desarrollen sus bordes característicos.

La luz solar tiene que ser indirecta en verano. En ocasiones, puede recibir los rayos a través del reflejo de cristales cercanos, por lo que se debe prestar atención a ese detalle.

The post Cuidados y usos de la planta de incienso en casa appeared first on Mejor con Salud.

Artículos Relacionados