Cromostereopsis: la ilusión visual más fascinante

Cromostereopsis: la ilusión visual más fascinante

La cromostereopsis es una ilusión visual en la que experimentamos una súbita sensación de profundidad al combinarse los colores rojo y azul. Es uno de los fenómenos óptimos más fascinantes. De hecho, si por algo está de actualidad es por el impacto que tiene con el uso de las pantallas.

Se ha descubierto que con la utilización del móvil y el ordenador, la ilusión de profundidad es más intensa. Basta con comprobarlo encerrándonos en una habitación oscura. Abrimos esta imagen en un dispositivo electrónico, subimos el brillo y podremos percibir hasta un falso movimiento de la imagen.

El cerebro nos engaña -lo hace muchas veces-, haciéndonos creer que un simple dibujo adquiere de pronto características 3D. Esta aberración cromática es el resultado de la refracción diferencial de la luz con relación a su longitud de onda. Lo interesante es que esta característica se conoce desde la antigüedad.

Tanto es así que muchas vidrieras de las más vetustas catedrales ya buscaban la combinación de determinados colores para crear esa sensación, esa experiencia tan singular -y sobrenatural-.

Cuando el rojo y el azul se ven uno al lado del otro en un entorno oscuro, tenemos la sensación de que el rojo flota y sobresale frente al azul. 

Cromostereopsis
Hay personas que no experimentan el fenómeno de la cromostereopsis.

Cromostereopsis: qué es y por qué la experimentamos

Si hay un libro fascinante sobre el universo del color, sus efectos y naturaleza es Zur Farbenlehre (Teoría de los colores) de Johann Wolfgang von Goethe. Fue escrito en 1810 y ya en ese momento, el célebre poeta, dramaturgo y naturalista alemán destacó algo: el azul es un color que retrocede y el rojo es un color que sobresale. Más aún, juntos parecen “perforar” el órgano de la vista.

Algo sucede cuando combinamos estos dos colores. Y esto lo sabían grandes artistas desde la antigüedad. De hecho, es común ver cómo muchas vidrieras y también cuadros combinan el rojo y el azul para generar profundidad y movimiento a la vez. Ahora bien, fue en 1860 cuando tuvimos la primera explicación científica al fenómeno de la cromostereopsis.

Cornelius Donders, reconocido oftalmólogo holandés, sugirió que cuando la retina capta el color rojo, necesita más tiempo para acomodarse y procesarlo. Si aparece junto al color azul, este quedará en segundo plano, mientras la tonalidad roja se situará por delante.

Ahora bien, hay muchas más teorías que explican este singular fenómeno que, en realidad, está presente en más ámbitos de los que pensamos.

El secreto está en la fóvea

El fenómeno de la cromostereopsis no sería posible sin la fóvea. Se trata de un área de la retina en la que se enfocan los rayos luminosos y podemos procesar los colores. Ahora bien, esta parte del ojo se sitúa en la mácula lútea y debido a su posición/orientación en ambos ojos, no termina de captar con la misma exactitud toda la gama de colores.

El azul y el rojo están en los extremos opuestos del espectro de luz. Esto hace que se enfoque de manera distinta cada longitud de onda, de manera que el rojo siempre tarda más en procesarse, y siempre quedará por delante. El azul se situará por detrás, dándonos un fenómeno óptico de profundidad.

Ahora bien, es importante señalar que hay personas que son “ciegas” al fenómeno de la cromostereopsis. Los mecanismos de por qué sucede esto no están claros. No obstante, y este dato también es curioso, son muchas las personas que no captan buena parte de las ilusiones visuales; sin embargo, esto no condiciona sus vidas. De hecho, ni suelen saber que tienen esta singular anomalía.

circulo rojo y azul conformando la Cromostereopsis
El espectro de luz de los colores llega a diferentes planos del ojo; si embargo, no todos esos planos coinciden con el plano de la retina y de la fóvea, que es la parte que los procesa.

La cromostereopsis forma parte del mundo digital y en la naturaleza

Estudios, como los realizados en la Universidad de Letonia, revelan cómo el fenómeno de la cromostereopsis es algo común en nuestros soportes digitales. Es más, la luz de los móviles y ordenadores intensifica mucho más esa experiencia perceptiva. Y lo que es mejor, los diseñadores y las grandes tecnológicas lo saben e intentan sacarle provecho.

Pensemos por un momento en todos esos medios y aplicaciones que combinan el rojo y el azul. El mundo de los videojuegos, por ejemplo, se vale de este efecto óptico de manera constante, así como los escenarios en programas de televisión. Estas dos tonalidades nos acompañan de manera constante en la publicidad.

Por otro lado, fascina conocer que la cromostereopsis es un recurso que la biología ha integrado en el mundo animal. Las mariposas han desarrollado patrones de círculos rojos en sus alas como mecanismo para defenderse de los depredadores. ¿De qué manera? Esa tonalidad y esos esquemas de color sugieren la forma de un ojo (un ojo que sobresale gracias a su tonalidad). Esto mantiene alejados a sus enemigos potenciales.

Para concluir, estamos ante un tipo de aberración cromática o fenómeno óptico de gran impacto que forma parte de nuestra cotidianidad, tanto la natural, como la tecnológica e incluso la artística. Quienes puedan percibirla, que la disfruten y tomen conciencia ahora, de en cuántos lugares usan estas dos tonalidades juntas.

La entrada Cromostereopsis: la ilusión visual más fascinante se publicó primero en La Mente es Maravillosa.

Artículos Relacionados