Consideramos a una persona interesante porque…

Consideramos a una persona interesante porque…

Algunas personas tienen el don de atraer la atención de los demás. No es necesario que pasemos mucho tiempo con ellas para que empiecen a interesarnos; lo que sabemos de ellas hace que queramos conocer más. Guardando las distancias es como esa serie o ese libro que nos atrapa, a veces sin saber muy bien por qué.

El doctor Travis Bradberry es el autor del libro Emotional Intelligence 2.0, and president of TalentSmart, world’s leading provider of emotional intelligence, considerado uno de los libros más leídos de los últimos tiempos. Uno de los asuntos que ha estudiado son precisamente esos aspectos que hacen interesante a una persona.

Bradberry ha señalado que no tienen nada que ver con dones o talentos innatos. Considera que más bien es fruto del trabajo, el cultivo del carácter y la virtud. Veamos cuáles son esos siete rasgos comunes en las personas interesantes.

Parece que las personas interesantes tienen un magnetismo especial. Relatan historias increíbles y viven una vida fuera de lo común. Pero, ¿qué es lo que las hace tan cautivadoras? Principalmente, son curiosas. Una persona interesante siempre tiene ganas de explorar, y esa energía se transmite”.

-Travis Bradberry-

1. Están apasionados con lo que hacen

Uno de los aspectos que hace interesante a una persona es la pasión con la que asume lo que hace. Ese compromiso mental y emocional con un trabajo, una causa o un propósito es una señal de que hay un mundo interior muy rico y vital.

La pasión por lo que se hace es también una señal de autoconocimiento y de consistencia. La mente, las emociones y las acciones coinciden. Por lo tanto, hay una identidad sólida y esto genera una fuerza de atracción sobre los demás.

Amigos hablando
Las personas interesantes suelen tener un interior muy rico, ya que son muy apasionados de lo que hacen.

2. Disfrutan de la novedad y toleran la incertidumbre

Otro de esos rasgos que llaman la atención en una persona es su apertura a la novedad. Esta actitud la interpretamos como seguridad en uno mismo. También supone una confianza esencial en el mundo y en la realidad.

Lo más habitual es que la gente se resista a los cambios o vea con cierta aprehensión aquello que no conoce. Por eso, la tendencia a probar cosas nuevas es uno de los aspectos que hacen interesante a una persona.

3. Aceptan sus defectos o excentricidades

El no tener miedo de mostrar los propios miedos, debilidades o gustos que se apartan de la mayoría es un mensaje que habla de autonomía. Este tipo de rasgo solo está presente en las personas que se conocen muy bien y que se respetan.

Esa independencia de criterio y valoración propia despiertan el interés de las demás personas. Se trata de una actitud de reafirmación del propio yo y de empoderamiento frente al mundo. Esto no solo es atrayente, sino que suele ser un factor que incrementa la confianza de los demás en este tipo de personas.

4. Son poco sensibles a las modas

Las modas están hechas para personas que quieren sumarse al rebaño. Al adherirse a ellas, hasta cierto punto se renuncia a la individualidad. Ser uno más dentro de una masa es también una forma de hacerse invisible. Se gana en sentimiento de pertenencia a un grupo, pero se pierde más en términos de singularidad.

Uno de los aspectos que hacen interesante a una persona es precisamente el mantenerse al margen de esas tendencias masivas. Suele resultarles aburrida la homogeneidad y, por el contrario, valoran mucho la diferencia. En lugar de querer formar parte del rebaño, tratan de encontrar su propio camino.

5. Su ego no las limita

Con base en los rasgos anteriores, podría parecer que varios de los aspectos que hacen interesante a una persona están emparentados con el egocentrismo. Nada más equivocado. Hay una gran distancia entre reafirmar el propio yo y autoexaltarse obsesivamente a uno mismo.

Por el contrario, estas personas suelen ser muy empáticas. Es muy habitual que tengan una gran capacidad para escuchar y comprender a los demás. Esto también genera una gran fuerza de atracción, ya que se trata de una virtud que hace sentir cómodas a casi todas las personas.

6. Siempre están aprendiendo

Otro de los aspectos que hacen interesante a una persona es la apertura a los nuevos conocimientos y formas de ver el mundo. Esto suele conducirlos a estar muy bien informados acerca de diversos temas. Tienen una curiosidad insaciable y por eso es habitual que sepan de muchas cosas.

Este tipo de personas son eternos buscadores de respuestas. No se conforman con ver el mundo, sino que también quieren comprenderlo. Esto lleva a que muy frecuentemente se conviertan en personas sabias, con una visión amplia y profunda de la realidad.

Mujer trabajando al aire libre
Las personas interesantes siempre están aprendiendo movidos por su curiosidad.

7. Gestionan con inteligencia lo que creen que los demás piensan de ellos

Este es uno de los rasgos distintivos de las personas interesantes. Son ellos mismos, tienen una actitud genuina y no necesitan de la aprobación ajena para ser como son. Esa autenticidad les otorga un encanto especial que los hace especiales.

Los aspectos que hacen interesante a una persona se pueden resumir diciendo que tienen que ver con la aceptación y valoración de sí mismos. Esto termina traduciéndose como empatía hacia los demás y como autonomía frente a la vida.

La entrada Consideramos a una persona interesante porque… se publicó primero en La Mente es Maravillosa.

Artículos Relacionados