Consejos para mejorar las relaciones familiares

La primera relación que entablamos desde niños es la familiar. En primer lugar nuestros padres y hermanos conforman una parte muy importante de nuestro desarrollo social, luego parientes como tíos, primos o abuelos conforman otra parte importante de nuestras relaciones con allegados. No es una noticia nueva la importancia de la infancia y la niñez en el desarrollo del adulto, esta influye muchísimo más de lo que te imaginas, por eso lo mejor es vivir en un ambiente sano y convivir entablando relaciones sanas. Hoy te daremos algunos consejos para que puedas mejorar o afianzar tus relaciones familiares.

comunicación

1) Aumenta la comunicación

Esta es la base de toda buena relación, hablar con sinceridad y de manera honesta siempre es el mejor camino. Las discusiones, debates, conversaciones y charlas son mucho mejor que las peleas y los gritos. Por esta razón siempre debes escuchar primero al otro, y al momento de responder, pensar la respuesta. No antepongas tus emociones momentáneas porque solo empeorarás la situación.

2) Respetar el tiempo del otro

Este es otro punto importante. Saber organizar los horarios, roles, actividades y responsabilidades de cada miembro en el hogar es clave para mejorar la convivencia. Desde la limpieza a los momentos de ocio se desarrollan mucho mejor siempre que se respeten lo acordado. Tanto los menores como los adultos tienen derecho a disfrutar de su día y al mismo tiempo realizar sus tareas y responsabilidades.

3) Entender las diferencias

No todos compartimos gustos y preferencias, de ahí el dicho «Para gustos los colores». No podemos nunca imponer una idea, así sea a un niño o a alguien mayor. Y esto es bueno, debemos respetar las diferencias en el hogar y dar lugar para ellas. Nunca tendremos una buena relación con el otro si no intentamos entender o tolerar sus opiniones.

4) Mantener el orden

Seguramente en tu hogar cada uno posee un espacio personal o en el que pasa la mayor parte del tiempo, así como también hay espacios compartidos utilizados por todos los miembros de la familia. Estos últimos deben ser ordenados y organizados, para esto lo mejor es pautar reglas de convivencia tales como: «Aquel que ensucia una olla, la lava» «El responsable de cocinar, no lava». Estas reglas van a permitir que todos compartan responsabilidades y no sean delegadas a una sola persona.

5) Pasar tiempo en familia

No basta solo respetar, tolerar y pautar reglas, ya que al fin y al cabo lo que une a la familia es el cariño y el amor. Por esta razón es bueno tener tiempo de calidad en familia, todos juntos realizando alguna actividad o tarea que los una y permita conocer más en profundidad. Esto hará mucho más sencillo todos los puntos anteriores, para que se desarrollen de una manera mucho más natural. Pueden ser noches en familia de películas o juegos, o salidas todos los meses a lugares de interés. Lo importante es que estén juntos y unidos.

Artículos Relacionados