Cómo reconocer la ascitis, un síntoma de muchas enfermedades graves

Cómo reconocer la ascitis, un síntoma de muchas enfermedades graves

Aunque la evaluación de una determinada sintomatología y el diagnóstico tienen que quedar siempre en manos de una persona cualificada para ello (es decir, un médico) saber reconocer algunos signos puede ser vital para buscar la atención necesaria y poner solución a un posible problema de salud.

Algunos síntomas, por ejemplo, pueden indicarnos una gran variedad de enfermedades (lo que se conoce como síntomas inespecíficos), algunas de las cuales podrían ser serias. Este es el caso de la ascitis.

¿Qué es la ascitis y por qué se produce?

Ascitis es el nombre que recibe la acumulación anormal de líquido en la cavidad peritoneal (es decir, el interior del abdomen); para que se considere como tal, la cantidad de líquido debe exceder los 25ml.

Aparece como consecuencia de muchas patologías diferentes, aunque más comúnmente por enfermedades hepáticas y, sobre todo, por cirrosis hepática. Otras posibles causas son la hipoalbuminemia (disminución de los valores séricos de albúmina por debajo de los óptimos), varios tipos de cáncer, la pancreatitis, la insuficiencia cardíaca, la insuficiencia renal, el síndrome nefrótico o la tuberculosis.

Más raramente, la ascitis puede aparecer a consecuencia de infecciones por clamidia o gonorrea, por lupus eritematoso o síndrome de Meigs.

¿Cómo identificarla?

La ascitis puede ser difícil de detectar, ya que si el nivel de líquido no es excesivamente alto puede no producir síntomas, o producir un cuadro muy inespecífico: distensión abdominal, pirosis, indigestión, dolor de espalda, disnea e hinchazón en los tobillos.

Es cuando el volumen de líquido aumenta (en algunos casos puede alcanzar hasta un litro) cuando la ascitis se hace más aparente a la vista, con un aumento de peso significativo y una hinchazón visible del abdomen. Aún así, la manera de diferenciar la ascitis de otras posibles causas de hinchazón abdominal, como determinados tumores intraabdominales, la hepatomegalia o incluso el embarazo es la matidez desplazable (se observa movimiento del líquido al percutir suavemente el abdomen).

¿Cómo se puede tratar?

Cuando aparece ascitis, es fundamental encontrar la causa de fondo y tratarla, por lo que la actuación prioritaria debe ser la búsqueda de atención médica y la realización de pruebas diagnósticas a criterio del profesional.

Paralelamente, se puede paliar la propia ascitis con la adopción de una dieta baja en sal, a menudo en combinación con fármacos diuréticos, lo que logra la eliminación del líquido a través de la orina. Cuando el cuadro es tan severo que la ascitis llega a restringir la respiración o la alimentación, puede ser necesario recurrir a la paracentesis, una técnica para drenar el líquido a través de una incisión.

Artículos Relacionados