Coitocentrismo: porque el sexo es más que penetración

Coitocentrismo: porque el sexo es más que penetración

Si te dicen que dos personas han tenido relaciones sexuales, probablemente pienses de forma automática en que han practicado el coito. Y posiblemente sientas algo similar respecto a tus propios encuentros sexuales: si no ha habido penetración, la experiencia está incompleta o resulta insatisfactoria. Todo lo anterior viene derivado del coitocentrismo, una concepción social que limita y ritualiza la sexualidad, acarreando en ocasiones consecuencias negativas.

El coitocentrismo es un término que designa la idea de que el coito (es decir, la penetración del pene en la vagina) es el centro y el culmen de la sexualidad y el disfrute. Así, se le considera como una práctica clave e imprescindible (en ocasiones la única necesaria) en un encuentro sexual.

No importa si los involucrados lo desean o lo disfrutan; tampoco es relevante el amplio abanico de prácticas alternativas que existen: el coito siempre debe producirse. De hecho, otras actividades como las caricias, la masturbación mutua o el sexo oral son consideradas como meros preliminares; estaciones por las que uno puede pasar (o no) antes de llegar a lo verdaderamente importante. Ahora bien, ¿sabes cómo nos afecta esta concepción del sexo?

¿De dónde viene el coitocentrismo?

Orgasmo anal: consejos útiles para ti y tu pareja.
Reducir las relaciones sexuales al coito puede impactar en la satisfacción de la pareja.

Por lo arraigada que se encuentra esta creencia, puede parecer que el coitocentrismo es algo natural e inevitable, o que forma parte de la preferencia humana. Sin embargo, se trata de una construcción social derivada del heteropatriarcado (las relaciones han de ser heterosexuales y centradas en el placer masculino) y de ciertas concepciones religiosas que vinculan y limitan el sexo a la función reproductiva.

De este modo, una relación sexual plena solo tiene lugar cuando existe unión entre los genitales, y esta es la única vía para alcanzar el orgasmo. Todo lo demás es irrelevante, prescindible e, incluso, infantil y desviado. Se genera, de este modo, una jerarquía que sitúa al coito en el punto más alto y relega al resto de prácticas a un plano secundario.

El coitocentrismo y sus consecuencias

Desafortunadamente, esta idea del sexo genera grandes limitaciones y puede causar consecuencias negativas a distintos niveles. Por un lado, restringe el placer y el disfrute, especialmente para las mujeres, quienes tienen más dificultades para alcanzar el orgasmo únicamente mediante la penetración. De hecho, se estima que, en comparación con el 95 % de los hombres, solo el 65 % de las mujeres lo logra.

Esto no solo se debe a que muchas de las mujeres necesitan una estimulación del clítoris para llegar al clímax; sino también a que sus ritmos son diferentes a los del hombre. Ellas suelen necesitar más tiempo y más dedicación para aumentar la excitación; por ello, forzar una penetración antes de tiempo puede resultar insatisfactorio, molesto e, incluso, doloroso.

Por otro lado, el coitocentrismo lleva a que los genitales se conviertan en protagonistas absolutos de los encuentros sexuales, y esto puede generar una presión que derive en disfunciones sexuales en hombres y mujeres. El miedo a no estar a la altura o a no poder cumplir con el rol asignado puede derivar en disfunción eréctil, dispareunia, eyaculación precoz, vaginismo o dificultades para alcanzar el orgasmo.

Si el sexo y el placer se limitan al coito, aquellos que sufren cualquiera de los anteriores trastornos pueden sentirse sumamente impotentes e incapaces de disfrutar o hacer disfrutar a su pareja, cuando esto no tendría por qué ser así. En realidad, el sexo es mucho más que penetración.

La clave se encuentra en la educación sexual

Datos sobre qué piensan los hombres cuando hacen el amor
Los besos, las caricias, los masajes y el sexo oral son parte fundamental del sexo, y no necesitan de la penetración para generar placer.

Si queremos derribar este mito y comenzar a disfrutar plenamente de nuestra sexualidad compartida, la clave se encuentra en la educación sexual. En lugar de concebir el sexo como un acto meramente reproductivo, reivindiquemos su aspecto lúdico y placentero, su capacidad para crear intimidad y generar goce. Eliminemos tabúes, normas y estereotipos, y abrámonos a las distintas posibilidades.

En primer lugar, todos deberíamos conocer la anatomía propia y la de la pareja, identificando los diferentes puntos erógenos y las formas de estimularlos. Sería importante, también, aprender acerca del ciclo de respuesta sexual y sus diferentes fases, para poder respetar los propios ritmos y los del compañero.

Pero, ante todo, es momento de transformar esa jerarquía que prioriza al coito por encima de otras prácticas. Cualquier actividad consensuada, segura y que genere placer es tan relevante como la penetración, y esta última no tiene necesariamente que formar parte del encuentro sexual.

Besos, caricias, masajes, juegos y juguetes eróticos, masturbación, sexo oral… las posibilidades son múltiples y variadas. Al ampliar esta concepción del sexo no solo tendremos acceso a relaciones sexuales más intensas y satisfactorias sino que, además, reduciremos esa presión que es muchas veces causa o factor de mantenimiento de disfunciones sexuales.

Tal vez, realizar este cambio de paradigma no sea sencillo; sin embargo, basta con identificar hasta qué grado tenemos arraigado el coitocentrismo y decidirnos deliberadamente a abrirnos a diferentes formas de relacionarnos sexualmente.

The post Coitocentrismo: porque el sexo es más que penetración appeared first on Mejor con Salud.

Artículos Relacionados