Cigarrillo electrónico: ¿afecta la salud bucodental?

Cigarrillo electrónico: ¿afecta la salud bucodental?

Muchas de las personas que vapean se sienten cómodas con su manera de fumar e incluso creen que es más saludable. En este artículo te contamos cómo el cigarrillo electrónico influye en la salud bucodental.

Pues muchas veces se considera al vapeo como una alternativa menos perjudicial que el cigarrillo. Pero no se tiene en cuenta el uso de nicotina y otras sustancias tóxicas y sus efectos sobre las estructuras orales.

¿Qué es y cómo funcionan los cigarrillos electrónicos?

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos capaces de calentar un líquido y generar un aerosol. Constan de un espacio para contener el fluido, un elemento que genera el calor y una batería que les permite funcionar.

Es el vapor generado lo que la persona fuma, inhalando y exhalando esa mezcla de partículas diminutas. Al uso de este tipo de producto se lo llama “vapear”.

En el mercado existe una gran variedad de formas y tamaños. Los hay con aspecto de cigarrillo, pipas, bolígrafos, memorias USB y otros artículos de uso diario.

El líquido que se utiliza en los cigarrillos electrónicos suele contener nicotina, glicerina, propilenglicol, saborizantes y otros químicos y metales que favorecen la producción del aerosol. Se lo llama “jugo para cigarrillos electrónicos” y viene en forma de cartuchos de distintos sabores que se recargan.

A diferencia de los cigarrillos convencionales, aquí no hay inhalación de alquitrán ni monóxido de carbono. Por este motivo, muchos usuarios lo consideran más inofensivo.

Pero los aerosoles que se generan no solo contienen vapor de agua. Al calentarse, la nicotina, la glicerina y los otros químicos contenidos en el producto son inhalados por la persona.

Estas sustancias son dañinas para la salud, cancerígenas y adictivas. Por este motivo, cada vez existen más estudios y organismos de salud que desaconsejan su uso.

Efectos del cigarrillo electrónico en la salud bucodental

Existe un aumento significativo en el empleo de los cigarrillos electrónicos en la población, sobre todo en jóvenes y adolescentes. Los mensajes publicitarios que lo describen como una alternativa más saludable que el tabaco tradicional aumentan el interés del público por experimentar el vapeo.

Lo cierto es que fumar de esta manera también tiene efectos perjudiciales para la salud. Afecciones en el sistema respiratorio, nervioso, digestivo, circulatorio, reproductor e inmunitario están asociadas al uso de los cigarrillos electrónicos. Y los riesgos no solo son para el consumidor, sino también para las personas que lo rodean.

Por otro lado, aunque sea uno de los argumentos para su utilización, tampoco está probado que sea una medida eficaz para dejar de fumar. Por el contrario, existen estudios que postulan que haber probado el vapeo aumenta el riesgo de adicción a la nicotina y, en personas no fumadoras, a incorporar el hábito luego.

Pero, ¿cómo actúa el cigarrillo electrónico en la salud bucodental? A continuación, mencionamos algunos de los efectos negativos de este hábito en la boca.

Cigarrillo electrónico en una mujer.
El cigarrillo electrónico emplea una mezcla de sustancias para convertirlas en aerosol y que sean inhaladas.

Problemas en las mucosas orales

La nicotina reduce el flujo sanguíneo en todo el cuerpo, afectando la irrigación de las mucosas de la boca. Es así que una de las consecuencias del uso del cigarrillo electrónico en la salud bucodental es la retracción gingival.

La falta de vitalidad del tejido gingival por la disminución de nutrientes y de oxígeno hace que las encías se corran en sentido apical. Esto deja al descubierto la raíz del diente, ocasionando sensibilidad y favoreciendo la instalación de caries de cuello. Y en los casos sin tratar, el avance de la destrucción de los tejidos de sostén y la pérdida de los dientes.

La inflamación de las encías es otra de las afecciones de las mucosas asociada al uso de vaporizadores. Pues las sustancias químicas que llegan a la boca son capaces de irritar la boca y la garganta. Estos tejidos pueden hincharse, enrojecerse y doler.

Por otro lado, la falta de nutrición en las mucosas impide que estas respondan de manera adecuada en casos de herida. El proceso de cicatrización y de reparación de daños está alterado, dificultando la recuperación de los tejidos.

Esta cicatrización deficiente dificulta algunos tratamientos odontológicos, aumentando el riesgo de complicaciones. El uso de implantes para rehabilitar bocas con falta de dientes, por ejemplo, no es conveniente en este tipo de pacientes. Esto es un dato relevante, dada la alta prevalencia de pérdida de piezas dentarias en personas que fuman.

Mayor riesgo de infecciones

Una de las maneras en las que el cigarrillo electrónico afecta la salud bucodental es aumentando las posibilidades de desarrollar las enfermedades infecciosas más prevalentes de la boca. Esto es, las caries y la periodontitis. Ambos cuadros, sin el tratamiento oportuno, pueden llevar a la destrucción o a la pérdida de los elementos dentarios.

Vapear disminuye la producción salival y favorece la formación y el acúmulo de placa bacteriana. Además, el contenido dulce de los aerosoles saborizados favorece el metabolismo bacteriano y la producción de ácidos, como si se consumiera un caramelo o se bebiera un refresco. Si a esto se le agrega una higiene dental deficiente, las posibilidades de desarrollar caries aumenta.

Esta patología destruye los tejidos duros de las piezas dentarias y avanza hacia la zona interna de los dientes. Si no se trata a tiempo, puede conducir a cuadros dolorosos, con inflamación pulpar o infecciones. Y si el daño del diente es muy extenso o las complicaciones muy severas, a la necesidad de extraer la pieza de la boca.

Debido a la retracción gingival asociada a los pacientes que fuman, las caries de cuello son las más frecuentes. La destrucción sucede en la zona radicular de la pieza dentaria, siendo más agresiva y originando una gran sensibilidad.

La aparición de la enfermedad periodontal surge como consecuencia del avance de la inflamación y la recesión gingival sin tratar. La destrucción profunda de los tejidos y la pérdida del hueso alveolar pueden llevar a la movilidad de los dientes e incluso a su pérdida. Esta patología está asociada a otras enfermedades sistémicas que afectan la salud general.

El uso de cigarrillos electrónicos también puede favorecer el crecimiento excesivo de hongos propios de la boca. La aparición de candidiasis oral, con manchas blancas en la lengua o el enrojecimiento de las mucosas, es una posibilidad en estas personas.

Boca seca

A pesar de que al usar el cigarrillo electrónico se inhala el vapor de un líquido, la boca seca es otro de los problemas de salud bucodental asociados a su uso. La presencia de propilenglicol entre los componentes del producto podría favorecer la xerostomía.

La sequedad bucal, además de ser molesta para el paciente, favorece el desarrollo de caries, la formación de placa bacteriana y la aparición de llagas. Además, ocasiona halitosis o mal aliento.

Cáncer oral

La mezcla de sustancias tóxicas que ingresan al organismo al usar cigarrillos electrónicos podría aumentar el riesgo de sufrir cualquier cáncer oral. Aún no existe evidencia concisa respecto a la relación del vapeo y el cáncer, pero la mayoría de los estudios concluyen que su uso es perjudicial y su accionar similar al tabaco en el desarrollo de malignidad en las células.

¿El cigarrillo electrónico mancha los dientes?

Fumar tabaco de manera tradicional colorea las piezas dentarias de una tonalidad amarillenta o marrón que pone en evidencia el hábito. En el caso de los cigarrillos electrónicos, las manchas en los dientes son menos probables.

Esto se debe a la ausencia del alquitrán en la combustión, el mayor responsable de las tinciones. Este menor riesgo de manchar los dientes es un aspecto utilizado por la publicidad y los comerciantes de cigarrillos electrónicos. Pues no hay evidencia que demuestre la presencia de pigmentaciones dentarias por su uso.

De todos modos, la coloración amarilla de las piezas dentarias es un problema estético y no de salud. La falta de manchado de los dientes al utilizar estos productos no es argumento suficiente para validar su uso. Los daños del cigarrillo electrónico a la salud bucodental son problemáticas mucho más graves.

Manchas en los dientes por fumar.
Es cierto que los cigarrillos electrónicos no manchan los dientes, pero este es un beneficio menor en comparación con los problemas severos derivados del vapeo.

Sin cigarrillo es mejor

Como te contamos, utilizar el cigarrillo electrónico tiene muchos efectos negativos para la salud bucodental. Y aunque haya ganado popularidad como un producto saludable, para la boca no lo es.

Dejar de fumar siempre es una decisión beneficiosa para la persona. Las ganancias en salud son variadas y múltiples.

Pero optar por el cigarrillo electrónico como método para eliminar el hábito no es una buena idea. Además de no estar probada su eficacia, las consecuencias en la salud siguen siendo perjudiciales. Sin contar que podría continuar la dependencia a la nicotina.

Existen otras alternativas menos nocivas y con mayor sustento científico para dejar el cigarrillo. Buscar ayuda profesional es una buena idea.

Y en el caso de que ya esté instalado el hábito de vapear, lo mejor para la salud bucodental también es tratar de dejar el cigarrillo electrónico. De todos modos, como cualquier adicción, el proceso puede resultar difícil y largo.

El cuidado de las piezas dentarias con una higiene dental adecuada es fundamental para contrarrestar los efectos nocivos del vapeo en la boca. Llevar una dieta saludable, hidratarse frecuentemente y hacer visitas regulares al dentista también son parte del cuidado oral.

Y buscar alternativas que ayuden a dejar de fumar, en cualquiera de sus versiones, es la mejor manera de cuidar la boca y tener una sonrisa sana.

The post Cigarrillo electrónico: ¿afecta la salud bucodental? appeared first on Mejor con Salud.

Artículos Relacionados