Bruxismo en niños, ¿por qué se produce?

Bruxismo en niños, ¿por qué se produce?

El bruxismo en niños también se diagnostica, aunque normalmente se detecta más en personas adultas. Esto consiste en apretar los dientes y rechinarlos de manera inconsciente, provocando dolores en la mandíbula, desgaste dental y aumento de la sensibilidad. Pero ¿cuáles son las causas de que aparezca a tan corta edad? ¿Tiene que ver con el estrés?

Niños más propensos a rechinar los dientes

Desde la Asociación Española de Pediatría (AEPED) explican que hay niños que tienen una tendencia más acusada a rechinar los dientes. Por ejemplo, cuando empiezan a salir los primeros dientes, ese malestar y dolor puede generar este bruxismo durante la noche. No obstante, parece ser que la maloclusión dental también podría tener que ver.

Asimismo, también parece ser que hay una relación entre el bruxismo en niños y el Síndrome de Down. Algunos estudios destacan una prevalencia de hasta el 23% e indican que puede tener relación con la maloclusión que suele predominar, así como la laxitud que puede afectar a los ligamentos.

El estrés y la ansiedad en los niños

Una causa que cada vez se ven más en las consultas y que puede provocar el bruxismo en niños es el estrés. Asimismo, se estima que los diagnósticos de ansiedad en menores oscilan entre el 9-21%, según la AEPAP. Esto preocupa, pues puede afectarles en el ámbito académico, también personal y en su propio desarrollo al ser tan jóvenes.

El estrés y la ansiedad pueden aparecer por varias causas. La principal por una situación en casa que genere este tipo de emociones. Puede surgir cuando los padres se están separando, en el momento en el que tienen demasiadas actividades extraescolares y no pueden disfrutar del tiempo de juego, entre otras posibles circunstancias que conviene solucionar.

¿Qué provoca el bruxismo en niños?

El bruxismo en niños puede no manifestar ningún síntoma grave a menos que se vuelva habitual. Cuando rechinan los dientes con frecuencia, es normal que aparezcan las primeras cefaleas, el dolor en la mandíbula e incluso la sensibilidad dental, según apunta la AEPED. Pero, el bruxismo, con el tiempo, puede generar un desgaste importante en los dientes.

Asimismo, desde la asociación también explican que, debido a la corta edad de los niños, se puede producir una hipertrofia de los músculos que usamos para masticar que generaría una asimetría facial. Afortunadamente, existen maneras de combatir el bruxismo en niños.

Tratamientos para el bruxismo

El tratamiento más recomendado para el bruxismo en niños debe ser acudir a un profesional para tratar el problema si la causa es el estrés o la ansiedad. En aquellas situaciones en las que haya otros factores o el bruxismo no se resuelva, las férulas son una buena opción para proteger la dentadura y que esta no experimente un desgaste con el tiempo.

A pesar de esto, la AEPED explica que cuando el bruxismo en niños se detecta suele ser antes de los 6 años y, por lo general, desaparece después. No obstante, hay situaciones en las que esto no ocurre, por lo que es indispensable intentar corregir el problema cuanto antes.

El bruxismo puede provocar que los dientes se muevan cuando salen los definitivos y que los menores necesiten aparato después para corregir esto. Por ello, es crucial detectar dónde está el problema y tratarlo para que el bruxismo no continúe siendo persistente en la vida adulta.

Bibliografía:

  • Areias, C., Pereira, M.L., Pérez-Mongiovi, D., Macho, V., Coelho, A., Andrade, D., & Sampaio-Maia, B., (2014). Enfoque clínico de niños con síndrome de Down en el consultorio dental. Avances en Odontoestomatología, 30(6), 307-313. Recuperado en 28 de julio de 2022, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0213-12852014000600003&lng=es&tlng=es.
  • Quintero Solano, D. D. (2019). Alteraciones bucodentales en niños con Síndrome Down (Bachelor’s thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
Artículos Relacionados