Autocuidado parental: 6 errores que conviene evitar

Autocuidado parental: 6 errores que conviene evitar

Errores A Evitar En El Autocuidado Parental
Hoy es el Día Mundial del Autocuidado. Y en uno más en la familia ponemos la atención en un cuidado muy especial y necesario: el parental. Es decir, hace referencia a la importancia de que el cuidador se proteja a sí mismo porque, de este modo, también mejora la calidad de la atención que ofrece a su hijo. Y, sin embargo, el autocuidado parental es la gran asignatura pendiente en muchos hogares. Con frecuencia, porque las propias circunstancias externas no influyen de forma favorable en esta cuestión.

El autocuidado parental es positivo, beneficioso y muy necesario. Es recomendable practicarlo y cultivarlo en acciones sencillas del día a día. Ten en cuenta que esas acciones pueden suponer un punto de inflexión en tu jornada. En Uno más en la Familia enumeramos seis errores que conviene evitar en este tema.

1. Tener una visión reduccionista del autocuidado parental

El verdadero bienestar es aquel que se alinea con diferentes ámbitos de la salud: mente, cuerpo y emociones. Sin embargo, es posible centrar la atención principal en una dirección específica y descuidar las demás. El equilibrio entre los diferentes planos enumerados forma parte del desarrollo holístico.

2. Falta de planificación

La planificación es un ingrediente que toma forma a través de ejemplos diferentes. Es el elemento esencial para impulsar el desarrollo profesional. También es clave para crear una rutina feliz para el bebé. Permite realizar un seguimiento de las diferentes tareas del hogar y de otros objetivos a corto plazo. Pues bien, existe un error frecuente en relación con el autocuidado parental: pasa desapercibido. Así sucede cuando ni siquiera se contempla en la programación habitual del tiempo.

Errores A Evitar En Relacion Con El Autocuidado Parental

3. No expresar emociones ante la sobrecarga de responsabilidades

La exigencia con la que una madre o un padre afronta la rutina puede derivar en un peso que se hace cada más grande ante la falta de descanso. La sobrecarga afecta al plano físico y emocional. Se siente en la zona de los hombros y de la espalda. Pero también se experimenta en preocupaciones constantes. En ocasiones, la persona no quiere inquietar a nadie más y no comparte cómo se siente.

Sin embargo, la propia expresión emocional ya supone un alivio para quien se siente de este modo. Es decir, produce un efecto terapéutico porque representa un desahogo. Es recomendable no esperar a estar desbordado para pedir ayuda (aunque queremos recordar que cada persona tiene su momento). Siempre que sea posible, conviene atender los síntomas del cansancio en la etapa inicial.

4. Estar comprometido con el cuidado del bebé, pero desconectado de uno mismo

En ocasiones, se produce una contradicción habitual. Los progenitores mantienen un alto nivel de compromiso con su hijo. Sin embargo, encuentran pocos momentos para conectar consigo mismos. De este modo, el autocuidado parental no adquiere la forma y la constancia deseada. Que la formación de una familia cambie el orden de prioridades, no significa que el bienestar personal sea poco relevante.

5. Repetir una misma creencia limitante: no tengo tiempo

Es una afirmación que se centra en la visión del tiempo como una posesión. Sin embargo, los minutos no se poseen, pueden gestionarse por medio de la planificación. La idea recurrente de «no tengo tiempo» hace que la persona se quede estancada en esa percepción de la realidad. Sin embargo, es posible encontrar otras alternativas cuando se alimenta un discurso más flexible que no se centra en el «todo» o «nada». Las pequeñas dosis también son importantes.

Errores De Autocuidado Parental

6. Quedar a la espera de recibir atención externa

Una persona que te quiere de verdad puede acompañarte y cuidarte en diferentes momentos. Pero el descanso o la tranquilidad no debe delegarse en factores externos. Tú mismo puedes ocuparte de alimentar y nutrir tu bienestar pleno al tener en cuenta tus propias necesidades.

Por tanto, existen numerosos errores que conviene evitar en relación con el autocuidado parental. Y en Uno más en la Familia hemos enumerado seis ejemplos.

Artículos Relacionados