Así podría la ‘memoria muscular’ ayudarnos a ponernos en forma

Así podría la ‘memoria muscular’ ayudarnos a ponernos en forma

Aunque la pandemia de coronavirus, y especialmente el periodo inmediatamente posterior al confinamiento, ha dado a muchas personas la excusa perfecta para comenzar a adoptar rutinas de ejercicio para mejorar sus condiciones físicas, no son pocas las que, por el contrario, han visto interrumpidos sus hábitos en este sentido. Afortunadamente, nunca es tarde para retomar algo tan saludable como el deporte, ya que parece ser que nuestros músculos ‘recuerdan’ y eso podría ayudar a recuperar el tono perdido.

¿Cómo recuerdan los músculos?

Un estudio publicado por Oxford Academic y llevado a cabo sobre ratones (aunque es coincidente con otros preexistentes sobre el levantamiento de peso en personas) ha encontrado que los músculos desarrollan una memoria molecular duradera respecto de ejercicios de fuerza pasados.

Esta memoria molecular, explican los autores del trabajo, podría ayudar considerablemente a los músculos a alcanzar las condiciones pasadas tras una larga interrupción del ejercicio rutinario.

Aparentemente, estos ‘recuerdos’ se almacenan nada menos que en el ADN de los propios músculos, que sufre cambios debido al ejercicio. Estos cambios, por otra parte, en principio pueden desarrollarse independientemente de la edad, por lo que nunca es tarde para comenzar una rutina de ejercicio.

El hallazgo explica, además, el hecho de que los ratones que habían sido entrenados previamente ganasen masa muscular mucho más rápidamente que los que comenzaban su entrenamiento por primera vez.

Los tipos de ‘memoria muscular’

El término ‘memoria muscular’ no es nuevo, pero previamente se ha venido usando para hacer referencia a otro fenómeno. Por ejemplo, se suele hablar de ‘memoria muscular’ cuando nuestro cuerpo parece ‘recordar’ conjuntos de movimientos específicos repetidos muchas veces previamente, tales como los necesarios para montar en bicicleta, esquiar, practicar un arte marcial o tocar un instrumento musical.

Esto no responde al mismo mecanismo que la memoria muscular que aquí proponen los autores del trabajo, sino que se trata, más bien, de una forma de memoria almacenada en las neuronas motoras del sistema nervioso.

Por el contrario, dicen, esta forma de memoria muscular sí podría estar detrás de casos en los que las personas dejan de practicar un ejercicio y, al retomarlo tiempo más tarde, logran volver a su condición física previa rápidamente tras retomar el entrenamiento.

Cambios epigenéticos

Así, en este tipo de casos los cambios en el ADN que permiten este retorno a condiciones previas son de naturaleza epigenética. Esto significa que los genes, en sí mismos, no cambian; lo que se transforma, pues, es otro componente del ADN, que es el epigenético.

La epigenética se refiere a determinadas moléculas, los grupos metilos, que se adhieren a los genes y, sin que cambie el contenido de estos últimos, determinan su expresión. Es decir, determinan qué genes se activan y producen la proteína responsable del proceso que el gen regula.

Otros experimentos en humanos ya habían encontrado que los entrenamientos de levantamiento de peso cambian los patrones de metilación en los genes de los músculos de las personas, y que estos cambios se mantienen por semanas o, incluso, durante meses. Gracias a esto, los músculos ‘recuerdan’ cómo crecer.

Sin embargo, en estos estudios habían durado, como mucho, meses, por lo que aún no estaba claro si el ejercicio realizado mucho tiempo atrás seguía teniendo un efecto similar en los músculos. Esta es la razón de que se hayan empleado ratones para el estudio: dado que su vida está mucho más condensada en el tiempo que la vida humana, los cambios que en nuestra especie llevan años en los ratones son aparentes en cuestión de meses.

Con todo, esto delimita el alcance del estudio, ya que será necesario replicarlo con seres humanos para poder conocer con precisión como opera este mecanismo en la especie humana. Además, el estudio se ha centrado en el entrenamiento de fuerza, y no en el aeróbico.

Sea como sea, revela que es muy probable que las personas que previamente venían haciendo ejercicio de manera sostenida puedan recuperar rápidamente sus condiciones físicas, así como que seguramente nunca sea tarde para ir creando este tipo de ‘recuerdos’ musculares, que pueden ser muy útiles para mantener una forma física adecuada más adelante en la vida de las personas.

Artículos Relacionados