¿Agua del grifo o agua embotellada? Este es el tipo más saludable

¿Agua del grifo o agua embotellada? Este es el tipo más saludable

Por lo general, el agua del grifo en España no sólo es potable, sino que se considera que es de muy buena calidad. Sin embargo, y sobre todo en ciertas zonas de costa, sigue habiendo muchas personas que prefieren comprar agua embotellada. Así, cabe preguntarse si alguna de las dos opciones es preferible a la otra, desde el punto de vista de la salud, o en función de qué factores deberíamos optar por una u otra.

Dos aguas muy seguras

Como es lógico, en el supuesto de que el agua de grifo en cuestión no sea potable siempre será preferible beber agua embotellada. Esto, no obstante, es raro en nuestro país: según datos del Ministerio de Sanidad, más del 99% de las aguas de grifo en España son aptas para el consumo humano.

Más allá de esta situación particular, resulta muy difícil dar una respuesta generalizable a esta pregunta, ya que las propiedades tanto de las distintas aguas del grifo como de las distintas aguas embotelladas varían ampliamente.

Así, por ejemplo, para personas con determinadas condiciones cardiovasculares puede estar indicado concretamente el consumo de aguas de mineralización débil y especialmente con bajo contenido en sodio.

De la misma forma, este tipo de aguas embotelladas pueden ser preferibles para aquellas personas que tengan problemas renales, si viven en zonas en las que el agua del grifo es más dura (tiene mayor contenido en cal y sales de magnesio).

Para todos los demás casos, no habría ningún tipo de agua que en principio sea más saludable que el otro. Así, ya tendríamos que tomar en consideración otros factores, como son el precio, la sostenibilidad o el sabor.

Cabe destacar una vez más, no obstante, que ambos tipos de agua están sometidos en nuestro país a estrictas regulaciones que las hacen perfectamente seguras para el consumo humano.

Artículos Relacionados