Aceites comedogénicos que debes evitar si tienes la piel grasa

Aceites comedogénicos que debes evitar si tienes la piel grasa

Las pieles propensas a brotes de espinillas necesitan productos que no contribuyan al padecimiento. Mientras más naturales sean las opciones, menor el riesgo de obstruir los poros. Los aceites comedogénicos y los aceites no comedogénicos destacan entre las alternativas orgánicas.

Estas fórmulas tienen como objetivo hidratar, nutrir y reparar la piel. Para fabricarlas, los herbolarios y la industria cosmética utilizan plantas, frutas, semillas, etc.

Sin embargo, no siempre provocan buenas reacciones. Cuando el cutis es graso o con tendencia al acné, hay que prestar especial atención a la composición de los aceites faciales.

¿Qué son los aceites comedogénicos?

Los aceites comedogénicos son sustancias que tapan con facilidad los poros y que pueden causar inflamación o alergia cutánea. Conforman esta categoría al ubicarse en las escalas 3 a 5, según un estudio científico realizado por el Dr. Fulton, que clasifica la intensidad comedogénica en los siguientes niveles:

  • 0 o no comedogénico: no obstruye los poros.
  • 1 o muy baja: existe una pequeña probabilidad de obstrucción de los poros.
  • 2 o moderadamente baja: en la mayoría de los casos no debería obstruir los poros.
  • 3 o moderada: según el tipo de piel, puede obstruir los poros.
  • 4 o bastante alta: con tendencia a obstruir los poros en la mayoría de las personas.
  • 5 o alta: obstruye los poros y muy pocas pieles lo toleran.

Aceites que corresponden a los 3 últimos escalafones propician el crecimiento de bacterias. Las fórmulas comedogénicas son alimentos para dichos microorganismos y complican las condiciones dermatológicas.

Piel con acné.
Las personas con acné deben prestar mucha atención a la composición de los productos que usan en su rostro.

Ácidos que influyen en el efecto comedogénico

El acné es un proceso que inflama la unidad pilosebácea, afectando la cara, el pecho y la espalda, como bien define la Academia Española de Dermatología y Venereología. Tratarlo requiere de una valoración médica con la prescripción de fármacos orales y tópicos.

Además, se contemplan rutinas para el cuidado de la piel que prevengan los brotes y mantengan la buena salud. En esta práctica se incluyen los aceites usados para la limpieza y la nutrición de la dermis.

Según el fin de estos productos, en la preparación se añaden ácidos grasos omega, como el oleico, el linoleico, el linolénico, el gamma linolénico, el palmítico, el palmitoleico, el eicosenoico y el esteárico. Cada uno posee propiedades que hidratan, regeneran, desinflaman, suavizan, reparan daños y aumentan la elasticidad.

No obstante, el tipo de piel, las enfermedades, el consumo de agua y los factores ambientales se conjugan con los ingredientes de algunos aceites, produciendo comedones.

Aceites comedogénicos contraindicados para pieles grasas

La deficiencia de ácido linoleico genera sebo con ácido oleico que sella los poros con puntos negros o blancos. Para prevenir las espinillas, lo adecuado sería el uso de sustancias cuyos componentes comedogénicos estén por debajo del nivel 3.

A continuación presentamos aceites que, en definitiva, no benefician a las pieles grasas.

Aguacate

La clasificación comedogénica del aguacate es 3. Si bien lo recomiendan para pieles secas, debido a su textura y su tono, puede obstruir poros. Posee 15 % de ácido linoleico, 0,8 % de ácido linolénico y 65 % de ácido oleico. El grado del último componente predispone a los brotes.

Soja

El aceite de soja es antioxidante, pero intolerable para la mayoría de las pieles. Está en la categoría comedogénica de 4 a 5. Contiene 50 % de ácido linoleico, 24 % de ácido oleico y 7 % de ácido linolénico.

Coco

El coco es un ingrediente que suaviza y resplandece las pieles secas. También sirve para ayudar a tratar la psoriasis, los eczemas y la dermatitis atópica. Pero se cree que su aceite es perjudicial en el rostro graso.

Se ubica en la escala comedogénica 4, con una composición de 0,2 % de ácido linolénico, 5 a 8 % de ácido oleico, 1 a 3 % de ácido linoleico y 45 a 52 % de ácido láurico.

Es este último ácido el que confronta opiniones, pues ciertas investigaciones revelan que los altos porcentajes de ácido láurico disminuyen significativamente el crecimiento de bacterias causantes del acné. Consulta con un dermatólogo la decisión de incluir el aceite de coco en tu rutina de belleza.

Germen de trigo

Pocas personas toleran en el cutis el aceite de germen de trigo. Su uso tópico es un brote seguro. Su grado comedogénico es 5; hecho con 55 % de ácido linolénico, 7 % de ácido linoleico y 14 % de ácido oleico.

Al ser ricas en vitamina E, las sustancias con germen de trigo apresuran la cicatrización de heridas, así que puedes considerarlas para otros fines, lejos del rostro.

Semilla de zanahoria

El vegetal es alto en ácido oleico: 68,4 %. Sumado al 0,2 % de ácido linolénico y 20,8 % de ácido linoleico, el aceite de zanahoria no funciona en cutis con acné. Es de categoría comedogénica 4.

Para las pieles que lo toleran, este producto ayuda a retrasar los signos del envejecimiento, a calmar las irritaciones y a ganar elasticidad.

Camelina

Aunque la camelina es ideal como tratamiento antienvejecimiento y como reparadora de la barrera cutánea, su nivel comedogénico va de moderado a bastante alto: 3-4.

Es un aceite con muchas probabilidades de obstruir poros. Lo preparan con 19 % de ácido oleico, 12 % de ácido eicosenoico, 16 % de ácido linoleico y un 38 % de ácido linolénico.

Semilla de palma

El aceite de palma es de clasificación comedogénica 4, por lo tanto, contraindicado para la piel grasa. Las opiniones y los efectos de este producto son parecidos a los del aceite de coco.

Humecta, suaviza y aporta brillo en dermis secas, pero no precisamente en el rostro. La semilla de palma tiene 48 % de ácido láurico, 2,3 % de ácido linoleico y 15 % de ácido oleico.

Linaza

El alto nivel comedogénico de la linaza lo posiciona en el renglón 4 de la tabla del Dr. Fulton. No la soportan la mayoría de las pieles.

Aquellas personas de cutis seco pueden aprovechar las bondades de los lignanos, el omega 3, los minerales y las vitaminas. La fórmula comprende 59 % de ácido linolénico, 17 % de ácido linoleico y 15 % de ácido oleico.

Linaza para el cutis.
Los derivados de la linaza para el cutis deberían restringirse en las personas con piel muy grasa.

Algodón

En el rango comedogénico 3, el aceite de semillas de algodón no es tan recomendado para la piel grasosa. Tiende a generar brotes.

No es muy popular, pero en cosmética se sugiere como restaurador de la barrera lipídica y para proporcionar vitamina E. Su concentración de ácido oleico va de 19 a 30 %, el ácido linoleico de 42 a 54 % y el ácido linolénico 1 %.

Aceites no comedogénicos ideales para pieles grasas

Los aceites no comedogénicos, aquellos de 0 a 2 en la tabla del Dr. Fulton, son útiles si sufres de acné. Se caracterizan por sus propiedades emolientes, la penetración para reparar células dañadas, borrar marcas, desinflamar y regular la producción de sebo.

Argán, almendras dulces, neem y cacay son especies excelentes en pieles grasas. Puedes incluir en la limpieza facial el que convenga a tus necesidades, pero asegúrate de eliminar los residuos para que a la larga no afecten los poros.

The post Aceites comedogénicos que debes evitar si tienes la piel grasa appeared first on Mejor con Salud.

Artículos Relacionados