A lo mejor el sentido del amor no es la vista y es…

A lo mejor el sentido del amor no es la vista y es…

Nunca he destacado especialmente por el olfato. Mi nariz siempre ha captado olores entre mal y regular y, desde que tuve el Covid no ha vuelto a ser la de antes.

Pero hay olores que me apasionan. Sé que me he enamorado de una persona cuando, al abrazarla, aspiro su aroma con fuerza.

pareja olor amor

PEXELS

(¿Cómo que aún no me sigues en Instagram? Pues venga…)

Cuando muevo la cabeza en busca de mis rincones preferidos, el cuello, el pecho

Cuando sale de la habitación y, aprovechando que no está, recojo una de sus prendas e inhalo profundamente, como si estuviera participando en una competición de apnea.

Y aún con lo vergonzosa que soy con mis propios olores, con los de otra persona me vuelvo loca. Me gusta meter la nariz en todas partes y ver qué se cuece.

Soy una sommelier de los aromas corporales.

No huelo mucho, pero me fío de mi olfato. Sobre todo porque es infalible, me dice «es ahí».

Te puede interesar: ‘Green flags’ que tienes que buscar en tu pareja este 2022 (y siempre)

Y parece ser que hay una explicación científica al respecto. El estudio de la psicóloga Anna Blomkvist de la universidad de Estocolmo analizaba este fenómeno.

Su conclusión fue que el olor de nuestra pareja nos calma, nos da sensación de seguridad y que incluso quienes tienen buena habilidad para oler, están más satisfechos en su vida íntima.

Pero, ¿cómo es oler a una persona de la que te has enamorado?

En mi caso, cuando me he convertido en adicta a las feromonas, ha sido una mezcla. Una combinación entre suelo mojado y postre, entre cuero y playa.

Y, las veces que me ha pasado, la prueba definitiva es que no he parado de querer olerle todo el tiempo.

Así que parece una buena razón, como cualquier otra, para por fin desvirtualizar a ese match de Tinder o a la persona con quien no paras de hablar por Instagram y ver qué pasa.

A lo mejor te da en la nariz que hay potencial cuando os conocéis cara a cara.

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Artículos Relacionados