7 mejores materiales para las alfombras de tu hogar

7 mejores materiales para las alfombras de tu hogar

En la actualidad cada vez son menos los ambientes que se encuentran completamente alfombrados, ya que la madera y los mosaicos fueron poco a poco suplantando a las alfombras. Sin embargo, estas se continúan usando para algunas partes de las diferentes habitaciones. Es por esto que queremos compartir contigo cuáles son los mejores materiales para las alfombras.

Propuestas para elegir los mejores materiales para alfombras

Existe una amplia variedad de materiales para confeccionar alfombras y cada uno de ellos tiene sus pros y sus contras. De pelo largo o corto, de fibras naturales o sintéticas, es fácil entrar en confusión y dudar sobre cuál de ellas elegir. Quizás, conocer un poco más sobre su composición te ayude a decidirte por una u otra.

1. Alfombras de algodón

Hechas con fibras naturales, este tipo de alfombras son excelentes para cuartos de baño, debido a que pueden absorber la humedad con facilidad. Asimismo, el algodón es un tejido muy resistente al paso y a las temperaturas elevadas. Resultan muy fácil de limpiar porque simplemente las colocas en la lavadora.

Piso alfombrado.
Cada vez hay menos espacios en las casas con pisos alfombrados, pero todavía existen estilos de decoración que las emplean.

2. Alfombras de lana

Sin dudas, la lana es uno de los mejores materiales para las alfombras de tu casa y el más común y tradicional. Esto se debe a que presenta muchas ventajas. Primero, es un notable aislante térmico y acústico, lo que hace que la puedas usar sin problemas durante todo el año.

Por otro lado, tienden a regular la humedad ambiental y mejoran la calidad del aire, además de evitar la proliferación de ácaros.  Son antibacterianas, antialérgicas y antiestáticas. Si sufres algún tipo de alergia, una alfombra de lana no debería ser un problema. Finalmente, son ideales para un tránsito medio y alto porque sus fibras recuperan su forma original con rapidez.

3. Alfombras de sisal y de yute

En el caso de la alfombra de sisal, está hecha con fibras vegetales que son resistentes al tránsito intenso. De igual modo, son aislantes acústicas y térmicas y tienen una capacidad de absorción muy elevada, por lo que procura no colocarlas en áreas húmedas, como el jardín o el baño. Son perfectas para recibidores, pasillos y regiones de mucho paso.

En cuanto a las alfombras de yute, si bien son parecidas a las de sisal, son menos resistentes al tránsito porque sus fibras naturales resultan frágiles y tienden a romperse. Son un poco más suaves y oscuras que las alfombras de sisal. Nuestra recomendación es que las coloques en ámbitos donde el tránsito sea más bien bajo y su uso decorativo.

4. Alfombras de bambú

Este tipo de alfombras es muy conveniente para alérgicos porque no tienen pelos y absorben el polvo. Igualmente, son resistentes.

Puedes colocarlas en habitaciones que sean transitadas. A pesar de que son fáciles de limpiar, las manchas puntuales no se quitan con facilidad.

5. Alfombras de nailon

Pasamos ahora a las alfombras sintéticas, cuyos materiales pasan por diferentes procesos industriales para conseguir los hilos que la compondrán. En el caso de las de nailon o poliamida, son muy utilizadas para cubrir extensiones de gran tamaño y que reciben un tránsito elevado.

6. Alfombras de polipropileno

Además de ser económicas, las de propileno se limpian con facilidad y tienen una larga duración. Son perfectas para zonas transitadas e incluso exteriores, ya que no absorben el agua.

Por el tipo de material, se pueden encontrar diseños variopintos. Esto es una gran ventaja a la hora de elegir un motivo que combine con la decoración de tu hogar.

7. Alfombras acrílicas y vinílicas

Las acrílicas son alfombras muy parecidas a las de lana, solo que mucho más resistentes al paso y al desgaste natural. Las de vinilo también ofrecen resistencia, nada más que no son tan mullidas.

Por este motivo, se las suele emplear para las mascotas o bien para la cocina, en la zona de un desayunador, por ejemplo. Otras de sus ventajas son que resultan fáciles de limpiar, repelen la humedad y el polvo.

Alfombra en una sala.
Hay que considerar el tránsito que tendrá el lugar donde se colocará la alfombra. Eso determina si optamos por un material más o menos resistente.

¿Cómo elegir la alfombra apropiada?

Como ya hemos repasado, existen muchos tipos de alfombras y no todas son aptas para cualquier lugar. Veamos a continuación algunos consejos que te ayudarán a elegir la mejor:

  • Si las vas a utilizar en la sala, ten en cuenta que todos los muebles deben estar sobre la alfombra. Los sillones, las mesas de apoyo, las lámparas, etc.
  • Si el ambiente es pequeño, mejor ir por una de tonos pasteles y más bien lisa, mientras que en espacios más grandes puedes jugar con estampas de colores.
  • Elige alfombras rectangulares o cuadradas para habitaciones de esas formas y circulares para resaltar algún mueble en especial. De esta manera, ganarás armonía en los espacios.
  • ¿Alfombras de pelo largo o de pelo corto? Las primeras generan una sensación de placer al caminar descalzos sobre ellas, son muy confortables e invitan al descanso. Por esto son perfectas para las recámaras. Las de pelo corto se ajustan bien a espacios de tránsito alto.
  • Para determinar la calidad de la alfombra tienes que pasar la mano sobre ella y, si puedes sentir su base, entonces estamos ante una de calidad media baja. Por el contrario, si no logras sentir la base, es que tiene una mejor confección.

Las alfombras le darán un toque especial a tus espacios y una personalidad única. En el caso de que gustes de un ambiente acogedor, no dudes en colocar una de pelo largo que sea suave e invite a relajarse. Si la idea es lograr una impronta elegante, entonces una de pelo corto en un sector de la habitación es una gran idea.

The post 7 mejores materiales para las alfombras de tu hogar appeared first on Mejor con Salud.

Artículos Relacionados