5 beneficios de la observación y la atención en la crianza

5 beneficios de la observación y la atención en la crianza

Beneficios De La Observacion En La Crianza De Los Hijos
Existen dos ingredientes muy importantes en la crianza y educación de los hijos: la observación y la atención adquieren un protagonismo especial desde el nacimiento. Son ingredientes que educan la mirada en el arte de la paciencia, la comprensión y la empatía. En las conversaciones familiares es habitual recordar que no existe un manual de instrucciones para afrontar los retos de esta etapa.

Pues bien, no hay indicaciones universales, pero sí existen ingredientes que siempre son necesarios. Por ello, en Uno más en la Familia comentamos qué beneficios ofrecen la observación y la atención en la crianza de los hijos.

1. Transmitir cercanía, amor y amabilidad

La crianza está muy vinculada con el acompañamiento consciente. Existen distracciones externas e internas que pueden alejar tu mirada del lugar en el que te encuentras. Por ello, los momentos en los que practicas la observación, estableces una verdadera conexión con el presente.

2. Conocimiento

Un vínculo afectivo evoluciona más allá del momento de su creación. La realidad del niño no es estática. Sin embargo, existen muchos aspectos que pueden pasar desapercibidos bajo el efecto de la costumbre. La observación se detiene más allá de lo aparente. De este modo, aporta información relevante a través del comportamiento, el estado de ánimo y el lenguaje corporal del peque.

3. Descubrimiento de su evolución personal

La observación puede integrarse en diferentes escenarios de la vida familiar. Por ejemplo, es un recurso ideal durante el tiempo de juegos. Actualmente, la fotografía está muy presente en la vida familiar. Las fotos de seguimiento ponen el acento en el crecimiento y transformación del peque. Pues bien, la mirada directa evidencia ese potencial que se manifiesta a través del desarrollo de la autonomía y de una nueva forma de relación con el entorno.

Observacion Y Atencion En La Crianza De Los Hijos

4. Encontrar nuevas respuestas

A través de la observación frecuente es posible conocer las características del niño, sus gustos y sus habilidades. En definitiva, todo aquello que hace que un niño sea único desde el nacimiento. Aporta una información valiosa que puede ser clave para encontrar nuevas respuestas en relación con la educación, la inteligencia emocional y la vida familiar.

5. La observación se completa con la autoobservación

Un padre o una madre que observa a su hijo, también alimenta su introspección y su autoconocimiento. Es decir, reflexiona en torno a sus propias respuestas emocionales para no adoptar una actitud reactiva en momentos importantes de la rutina. En definitiva, la autoobservación favorece el enfoque proactivo en las decisiones tomadas en el marco de la crianza y educación de los hijos.

Tras el nacimiento de un bebé, es habitual leer libros sobre crianza, así como también es posible asistir a cursos para padres y madres. Esos recursos de apoyo son valiosos para las familias. Pero la observación es uno de los principales pilares en la educación de los hijos. Aunque conviene puntualizar que no aporta una lectura lineal de la realidad, sino que ofrece una mirada que puede complementar otros puntos de vista. Por ello, es recomendable que los padres mantengan una comunicación habitual con los profesionales de la escuela infantil.

Artículos Relacionados